Enjambre de abejas impide el regreso a clases en la escuela José Enrique Rodó de Cabimas

 

El Cuerpo de Bomberos de Cabimas no cuentan con gasoil para atender el llamado realizado por la directora del plantel. 

Un peligroso  enjambre de abejas impidió el normal regreso a clases pautados para este lunes 25 de octubre en  la Escuela Estadal José Enrique Rodo, ubicada en la carretera H, parroquia Carmen Herrera de Cabimas.

Marina Alfaro, directora de la institución, que es la primera escuela del municipio Cabimas, con 85 años de fundación, informó que los niños y niñas del plantel educativo acudieron junto con sus padres y representantes para el inicio del nuevo año escolar, donde fueron recibidos por parte del personal directivo,  maestros y obreros con una actividad cultural, sin embargo debieron retornar a sus hogares hasta nuevo aviso ante el peligro que representa la presencia de abejas dentro de la institución, donde una personal de mantenimiento resultó afectado al ser picado por las mismas.

Esta situación fue notificada al Cuerpo de Bomberos de Cabimas, pero lamentablemente manifestaron no contar con el gasoil para realizar el traslado hasta el lugar. En vista de la respuesta y el peligro que ello representa para los estudiantes se decidió suspender el reinicio de clases.

El enjambre se ubica en las inmediaciones del Comedor estudiantil imposibilitando el acceso de los alumnos a esta área.

Infraestructura en el suelo

La Escuela Estadal José Enrique Rodó, cuenta con 18 aulas de clases, de las cuales 9 están inhabilitadas desde hace varios años por el Cuerpo de Bomberos de la localidad,  ante el peligro que representa por los años de construcción de la misma,  donde su platabanda y paredes no están aptas para albergar a los estudiantes. Situación que es del conocimiento de las autoridades educativas, Alcaldía de Cabimas y gobernación del Zulia, sin embargo la situación sigue igual, resaltó la directora Marina Alfaro.

Esta escuela tampoco cuenta con el servicio de agua potable y ha sido víctima del hampa en varias oportunidades que la han dejado sin el servicio eléctrico en sus aulas de clases tras el robo del cableado. Las pocas aulas que cuentan con iluminación son por la instalación de un cable  improvisado, lo cual afecta el proceso de aprendizaje significativo de los niños y niñas que requieren de una iluminación óptima. Tampoco cuentan con una buena ventilación y algunos de sus techos están deteriorados. También están necesitados de mobiliario.

La basura es otro problema que debe ser atendido con la prontitud del caso,  para ofrecer más espacios a los estudiantes para el disfrute de las áreas verdes del lugar en su tiempo de receso.

Deja un comentario