Venezolana fue detenida por reclamar su liquidación en una tienda de Cartagena: El video se hizo viral

Este martes 29 de noviembre fue difundido en redes sociales un video que se viral protagonizado por una venezolana, de 31 años, quien en compañía de sus dos hijos se presentó en un establecimiento comercial en Cartagena para reclamar su respectiva liquidación.

La mujer identificada como Wendy Norelys Álvarez Sarmiento, trabajó por un año y seis meses en una tienda de ropa dentro de un centro comercial. 

Su cargo como asesora comercial terminó el 20 de octubre de 2020 y desde ese entonces estaría reclamando el pago correspondiente al cese de su contrato.

Los representantes del establecimiento llamaron a la Policía Metropolitana de Cartagena para controlar la situación de alteración de orden público que supuestamente había generado la mujer. En el procedimiento policial se ve cómo una funcionaria le intenta quitar a la niña que llevaba en brazos, a lo que la mujer se negó rotundamente y pidió que la esposaran con los brazos adelante para evitar soltar a la bebé. Mientras tanto, su otro hijo grababa con un celular la tensa situación.

El hecho ocurrió este lunes 28 de noviembre en una tienda de ropa, que este martes, 29 de noviembre, fue cerrada preventivamente por el Ministerio de Trabajo. Dicha cartera expidió un comunicado en el que dice que tras la grave denuncia en la que se ve como la Policía saca por la fuerza a una mujer y su pequeño hijo del almacén de ropa Jon Sonen, se tomaron decisiones inmediatas.

“Los inspectores de la Dirección Territorial Bolívar encontraron que a sus empleados no les pagaban la seguridad social, claramente es una violación a los derechos laborales, por lo cual fue sellado temporalmente este almacén”, comunicó Mintrabajo.

La actuación de los funcionarios policiales fue rechazada por usuarios de las redes sociales, quienes indicaban que como se trataba de los derechos de una extranjera humilde se estaría vulnerando su integridad y la de sus hijos. 

En las imágenes se ve claramente los llantos de angustia de la niña cuando la uniformada intentaba quitársela a la madre.

Deja un comentario