UVL. Vacunan a 213 reos contra la COVID-19 mientras los alistan para el cierre del Retén de Cabimas

213 reclusos del Centro de Arresto Preventivo de la Costa Oriental del Lago, fueron inmunizados con la dosis del Covid-19 y fiebre amarilla, en actividad desarrollada por la Secretaría de Salud de la Gobernación de Zulia, la Asamblea Nacional, la Fundación Vida Zulia y la coordinación de Prevención del Delito.

Una Ventana a la Libertad (UVL) reseño que esta jornada de salud se ejecuta en un eminente cierre del Retén de Cabimas, ubicado en el sector La Misión, zona norte, parroquia Ambrosio, donde el pasado 12 de octubre se ofreció este tipo de atención a los reclusos además de charlas de educación sexual  y peluquería. Contó con la participación de unos 30 médicos y se les brindó a la población penitenciaria los servicios odontológicos, medicina general, despistajes de TBC, HIV, diabetes, hipertensión y lechmaniasis, comentó un funcionario.

“Se realizaron 247 atenciones integrales, 116 despistajes de diabetes, 161 tomas de presión arterial, 104 atenciones odontológicas, 60 dermatológicas. Mientras que a través del Programa Salud Sexual hubo 116 atenciones y se inmunizaron 40 participantes.

La población se benefició, además, con la entrega de 1.235 medicamentos para solucionar patologías detectadas en esta jornada”, informó, a través de una nota de prensa, Lesvileth Duarte, directora de Programas de Salud de la gobernación de Zulia.

Preparan sus maletas

Los privados de libertad y sus familiares iniciaron paulatinamente el vaciado de los pabellones. Sacaron ropa, envases, ventiladores, equipos de sonido, aires acondicionados, teléfonos celulares, televisores y hasta las armas de fuego.

En un recorrido que hizo Una Ventana a la Libertad por las instalaciones pudo evidenciar el cambio. La música que amenizaba los días de visita no retumbaba en todos los pabellones. Ya no había mujeres, excepto las que estaban como visitantes; la potencia de las armas de fuego se redujo, solo quedan armas de fabricación casera, unas escopetas, cuchillos, machetes y un par de granadas, unos internos explicaron que algunas eran de “humo y otras de menor potencia. Lo primero que se llevaron fueron las glock y los fusiles”, detalló un privado.

Para sacar objetos grandes se les cancela una tarifa a los funcionarios del Comando Antiextorsión y secuestro que están en las adyacencias del penal. “Varía 5, 10, 20 dolitas, todo depende de lo que se quieran llevar”, explicó un familiar.

Los hombres de los cuatro pabellones ya prepararon sus tobos blancos. Esperan que les permitan llevarse todo los que les queda. Nos hablaron del uniforme, una colchoneta y los productos de aseo personal. Pero vamos a ver, a las mujeres les dejaron llevar más”, dijo un preso.

Los privados de libertad ni sus parientes sabían con precisión el día del traslado. Pero a todos los explicaron que el Ministerio de Servicio Penitenciario otorgó 97 cupos en el Internado Judicial Dr. Francisco Delgado, en el sector El Marite al oeste de Maracaibo. Hasta ahora solo se han anotado los traslados voluntarios y quedan vacantes. Las familias desconocían hacia dónde llevarán a quienes no estén anotados en esa lista.

Deja un comentario