Sobrevivientes cuentan la tragedia de Nicaragua

Decenas de venezolanos sobrevivieron al accidente ocurrido en Nicaragua, otros 13 no pudieron sobrevivir, en un oscuro capítulo de la migración venezolana.

Jean Carlos Espina Gutiérrez contó a los medios en Nicaragua lo que le tocó vivir este miércoles, 27 de julio, cuando viajaba en un bus donde 13 de sus compatriotas murieron siguiendo una ruta que debía terminar en suelo norteamericano y no en Nicaragua, como al final pasó.   

La mala hora les llegó de forma violenta, a eso de las 6:37 de la tarde a la altura del kilómetro 171.5 de la carretera Panamericana norte, en la temida cuesta de La Cucamonga, en Estelí.

Espina Gutiérrez, cree que vive de milagro, y aunque amaneció con todo el cuerpo adolorido, asegura que vivir para contarlo es algo que solo agradece a su “padre que está en el cielo”.

Sin saber lo que se les vendría, muchos abordaron entusiasmados la unidad placa M-221 075, que les restaría un tramo en la ruta hacia el sueño americano. “Pues sí, muchos andamos en la búsqueda de una vida mejor y ya ve, cosas duras”, dice.

El hombre es de origen venezolano y antes vivía en Colombia, donde decidió hace 21 días iniciar el viaje para llegar a Estados Unidos utilizando la ruta que pasa por Nicaragua.

Familiares en ese país lo estaban apoyando y este miércoles por la noche, todos lloraron al conocer la tragedia. “Es duro”, repetía.  

Espina Gutiérrez por su lado, confirmó que en el bus viajaban ciudadanos de Colombia, Jamaica, y Panamá.

“Es un desastre, una tragedia”, se le oía decir al ciudadano de origen panameño. Más tarde se conoció que sus parientes como él, fueron contados entre los sobrevivientes.

Leonardo Cortez, venezolano de Ciudad Ojeda, cuenta el horror que vivieron desde su salida al tomar el bus que los llevaría hasta la zona norte del país.

«Lo perdimos todo, dinero documentos, y familia que quedó atrapada entre los escombros»

El auto bus era conducido por Alfredo Antonio Palma, de quien aseguran los pasajeros venían sobrecargado de personas y a alta velocidad.

Una familia de 6 miembros, todos venezolanos, perdieron a su mamá y anhelan poder darle el último adiós.

Los Soler Cortez, de Ciudad Ojeda, solicitan ayuda para poder ver por última vez a Dalia Soler, fallecida, madre de dos adolescentes, y seguir el viaje como ellos soñaban.

Despacho 505

Deja un comentario