Por ingresar ilegalmente. Detienen a tres integrantes de la  Orquesta Sinfónica Nueva Esparta en Trinidad y Tobago

Tres integrantes de la Orquesta Sinfónica de Nueva Esparta,quienes viajaban junto a su progenitora fueron detenidos en Trinidad y Tobago el pasado 24 de diciembre, según denunció el padre de los miembros del Sistema Nacional de Orquestas y Coros Juveniles e Infantiles de Venezuela ,  entre los que se encuentran dos menores de edad.

José Ramón Herrera, padre de los tres miembros de la orquesta neoespartana, denunció la detención de su hija Michell Herrera de 18 años de edad, cellista del Sistema, así como de sus dos hermanos menores de edad y de la madre de los tres jóvenes músicos, Erika de Herrera, luego de haber ingresado a territorio de Trinidad y Tobago a bordo de una embarcación de forma irregular, según lo detallado por el medio independiente Bajo la Lupa.

Los cuatro venezolanos salieron desde Tucupita, en Delta Amacuro, para llegar a Trinidad y Tobago y así reencontrarse con José Ramón Herrera, quien emigró de Nueva Esparta y reside y trabaja en Trinidad y Tobago.

Según lo informado por Herrera a Bajo la Lupa, sus familiares fueron detenidos en la zona conocida como Cedros y de allí los trasladaron a un centro de salud ubicado en Siparia para realizarles las pruebas de detección del COVID-19, posteriormente los llevaron a la Base Naval de Chaguaramas. De acuerdo con lo informado por Herrera, en ese punto perdió contacto con sus familiares.

Herrera informó que logró ver a sus hijos y su esposa en el centro de salud de Siparia. «Fue algo muy fuerte para mí y para ellos (…) dije que si los deportan, nos vamos todos», expresó Herrera citado por Bajo la Lupa.

Herrera, quien presentó su permiso de trabajo y su pasaporte ante las autoridades de Trinidad y Tobago tras la detención de su esposa e hijos, solicitó la liberación de sus familiares al primer ministro, Keith Rowley. «Mis hijos son inocentes de esto. Asumo mi responsabilidad y pido abiertamente disculpas. Mis hijos no violaron sus leyes por ser criminales, lo hicieron por amor (…) yo fui partícipe de esto, obviamente (…) no tuvimos otra opción porque no hay manera legal de venir a Trinidad para nosotros los venezolanos, porque nos tienen cerradas todas las puertas».

Herrera pidió además que si las autoridades ejecutan la deportación de sus hijos y su esposa, no lo hagan por vía marítima. «Mis tres hijos no tienen la culpa, fue un acto de amor de mi parte, es desesperante ser inmigrante y estar sin mi familia», agregó Herrera.

Notifalcon

Deja un comentario