Niño venezolano en Chile fue hospitalizado por una cortadura y murió por un edema cerebral

Un niño venezolano, de dos años, ingresó a un hospital en Chile por una cortadura de dedo y murió por un edema cerebral.

El caso de Kristopher Emmmanuel Meza Colmenarez de dos añitos, hijo de los venezolanos Krisle Colmenarez y de Manuel Meza, sale a la luz y sus progenitores piden justicia.

El infante falleció el pasado 4 de enero en el Hospital Borja de Santiago de Chile, tras ser víctima de una evidente mala praxis.

El niño había tenido un accidente en su hogar, tras cortarse el dedito meñique de su mano derecha el pasado 13 de diciembre tras caerse con un bombillo que tenía en la mano.

“Fuimos a quitárselo y salió corriendo y se cayó sobre el bombillo«, dijeron los padres.

La cortada fue un poco profunda y requería de una intervención ambulatoria para reconstruirle el tendón. Primero fue atendido en el Hospital del Carmen, y el traumatólogo de ese centro de salud lo refirió al Hospital San Borja.

El 23 de diciembre le practicaron la intervención quirúrgica a las 21:30 y a las 22:30 horas ya había finalizado, y les informaron a sus padres que “había sido un éxito total”.

Minutos más tarde, según cuenta Krisle el anestesiólogo le dijo que había que practicarle unos estudios porque no despertaba.

Al día siguiente, el 24 de diciembre le informaron a Krisle que tenía un edema cerebral, lo cual es absolutamente injustificable.

La tuvieron engañada sin darle información veraz hasta el 4 de enero que le dijeron que el niño tenía muerte cerebral y que tenían que desconectarlo porque ya no podían hacer más nada.

Hoy, mediante una campaña en redes quieren exigir justicia mediante la etiqueta #justiciaporemmanuel hasta que los médicos responsables sean procesados por el hecho.

Deja un comentario