José G. Figueroa: Talento humano y recuperación económica

A raíz de la crisis de la pandemia por el covid-19, en el mundo se han suscitado interesantes movimientos relacionados con la actividad laboral.

En el caso de América latina y en particular en Venezuela, fuentes oficiales hablan de una recuperación económica, así como el inicio de un restablecimiento en todos los órdenes de la actividad económica.

A esto se suma organismos como la comisión económica para la América latina (CEPAL), y diversas firmas internacionales que mencionan una recuperación que va más allá del 4%del crecimiento del PIB.

En nuestro país firmas nacionales y también reconocidos analistas hablan de un leve crecimiento, pero para que se sostenga en el tiempo va a depender de conversaciones y acuerdos con los EEUU, para de esta manera acordar el levantamiento de las principales sanciones.

No podemos olvidar que la guerra de Rusia y Ucrania ha movido los precios del barril de petróleo y los EEUU requieren urgentemente de más barriles, y el mercado idóneo es Venezuela.

Ahora bien, para llegar a esto se va requerir de seguridad jurídica para que puedan venir empresas a dedicarse a la actividad petrolera y también de mucho capital, así como participación del sector privado nacional

Pasara por recuperar la infraestructura dañada, levantar el funcionamiento de los principales servicios públicos, el área de salud, educación, vialidad, actualización de los servicios tecnológicos, entre otras actividades, como alimentos, transporte, manufactura, agrícola, industrial y comercial.

Esto implicaría la utilización de mano de obra, de buena formación, capacitación y experiencia lo cual es una debilidad en estos momentos

La alta movilidad del factor productivo como los trabajadores, implicará a las organizaciones adaptarse rápidamente a las nuevas relaciones laborales postpandemia.

Un liderazgo innovador, excelente comunicación, condiciones de trabajo adecuadas, respeto a los derechos de los trabajadores y salarios dignos.

Recuperar los daños del país implican también, levantar las condiciones humanas del trabajo.

El mundo ya no es igual, no podemos volver a décadas pasadas aunque fueron de mejores indicadores socioeconómico, no avanzamos gerencialmente, nos quedamos con lineamientos tradicionales y obsoletos que está recuperación -que ojalá sea cierta-permita utilizar el conocimiento como arma fundamental para que las organizaciones puedan tener contribución con la recuperación del país.

El trabajo es un derecho humano social, y por lo tanto debe estar vigilante de que estás relaciones laborales sean exitosas.

Dr. José Gregorio Figueroa
Email: figueroazabala@gmail.com
Tw: @figueroazabala

Deja un comentario