Dr. José G. Figueroa: El Catastro Social

Si partimos del concepto de catastro usualmente utilizado en el país , podemos afirmar la identificación de bienes inmuebles en determinados territorios que permite su registro, es decir, parte de una información estadística con el fin de identificar inmuebles, aportar impuestos al municipio, garantizar seguridad al propietario, permitir la planificación urbana.

Al contar con estos registros en determinadas extensiones geográficas, da la posibilidad de incorporar a los planes de desarrollo, así como al presupuesto en las estimaciones del ingreso por cobro del impuesto.

Esto va a permitir una información importante para los planes operativos y con los recursos que se estiman recaudar para atender las necesidades de las comunidades .

Entendemos entonces que esté registro inventario de bienes permite una mejor definición de las políticas y acciones de los gobiernos locales.

Ahora más allá de este útil concepto de inventario y registro, surge la imperiosa necesidad de pensar y diseñar un registro o catastro que acá lo definimos como social en función de los siguientes argumentos.

La realidad que nos dejó el efecto pandemia , puso de manifiesto las enormes debilidades y carencias de nuestro sistema de salud, de la red de transporte público y de nuestro sistema educativo al verse el deterioro de la infraestructura, la carencia de equipos de trabajo, la baja motivación de los trabajadores ante la caída de su salario real, así mismo la falta de instalaciones deportivas, recreativas y culturales, que han llevado a muchos ciudadanos a estar simplemente excluidos de políticas públicas de mejor diseño, y no recibir solo unas bonificaciones que en nada los alejan de su precariedad socio-económica.

Acá surge la obligación de trabajar con un inventario de las necesidades más acentuadas de los ciudadanos, es decir registros estadísticos sobre su situación laboral, acceso a servicios públicos , a la educación, a la recreación, cultura y además identificar la situación del sistema de salud , educación, transporte.

Seguramente se han realizado estos estudios, pero no logran transceder por cuánto se manejan con un criterio cortoplacista, que no logra disminuir ni atacar las causas de la exclusion.

Esté registro de información de necesidades debe ser creado, manejado y usado con criterios técnicos y no partidistas, no se trata de tener información para dar una compensación, un bono o una ayuda.

Lo anterior busca contar con un registro estadístico, con permanente evaluación e informar de sus avances.
Permitirá clasificar las necesidades por sectores, para conocer donde es necesario la construcción, dónde es vital el mantenimiento , las reparaciones, ampliaciones que requieran las comunidades.

Este catastro social, de identificación y registro de necesidades puede ser la iniciativa que permita realmente la participación de las diversas instituciones que conviven en determinadas regiones, con sus aportes en tecnología, talento humano y sobre todo la disposición de romper los modelos tradicionales con que se estudian las carencias de los ciudadanos.

Tiene un propósito muy claro, aportar el registro de necesidades, hacer del ciudadano un individuo que comprenda y este preparado para asumir las exigencias de un mundo globalizado.

Dr. José Gregorio Figueroa Z.
Tw. @figueroazabala
email. figueroazabala@gmail.com

Deja un comentario