Desmienten que tenía una ETS. Adolescente encontrada en Ciudad Ojeda fue violada por su asesino

Luego de las investigaciones iniciales del caso de Jarlenis Polo, se conoció que la adolescente fue asesinada por quien era su novio, hoy hay nuevos avances, y su familia clama justicia.

Familiares de la víctima niegan que su sobrina tuviese una enfermedad y que todo se trató del ensañamiento de un criminal, además, las pesquisas revelan que hay otras personas involucradas pues la adolescente fue ultrajada por varios hombres.

En los exámenes se reveló que no estaba enferma de una enfermedad venérea, tal como dijo el asesino confeso, y además, fue atacada por varias personas de acuerdo el examen forense.

«Las investigaciones han arrojado que mi sobrina fue violentada, fue violada y hay la sospecha de otros involucrados en el hecho. Queremos que se haga justicia y esperamos que las autoridades sigan en el camino hacia todos los involucrados»; dijo el tío de la victima, Hendrick Caldera. 

Jarlenis Polo, una adolescente de solo 13 años, fue violada, asesinada y su cuerpo enterrado en el cementerio «Jardines de Santa Lucía» de Ciudad Ojeda, su cadáver fue hallado el pasado lunes 15 de noviembre luego que el homicida confesó el hecho.

«Ella nos dijo que saldría, y desde ese día no la vimos más; hicimos la búsqueda con familiares y amigos, se hizo la denuncia, pero nadie sabía del paradero de ella. Era como una hija para mí, vivía aquí con nosotros, y ese vacío es enorme. Solo exigimos que se haga justicia y que detengan a los otros responsables», apuntó un familiar de la víctima.

Jarlenis Polo vivía en el sector Simón Bolívar II, de Ciudad Ojeda, en la parroquia Libertad de Lagunillas, al lado de su familia. Cumplía 14 años el pasado 17 de noviembre. Era deportista, practicaba boxeo y quería ser profesional.

Nunca imaginaron que el homicida era el chico del que se había enamorado Jarlenis, pero la situación tomó otro rumbo. El agresor llega a la mayoría de edad el próximo mes de diciembre.

«Él, luego de la desaparición, aseguró que no la había visto. De hecho, en varias ocasiones preguntaba si había aparecido, pero jamás imaginamos que él era el asesino», dijo el familiar.

«Fuimos a su casa cuando desapareció, tenían dos semanas de haber terminado, y nos aseguró que no la había visto más», agregó.

Pero la hermana de la víctima aseguró que el exnovio la había mandado a buscar. 

Las investigaciones arrojan varios elementos: la adolescente antes de ser asesinada fue violada por varias personas, luego estrangulada, golpeada con una piedra, y enterrada en el cementerio en una fosa hecha por los autores del crimen.

La confesión

«Un día de noche, un joven (del que nos reservamos la identidad pues es menor de edad) llegó a la casa y me confesó lo que había sucedido, yo grabé todo, y a la mañana siguiente hicimos la denuncia que activó la detención y confesión del homicida» dijo Caldera.

Según sus familiares, Jarlenis no tenía una enfermedad venérea, como han querido afirmar, lo hecho por el criminal fue una respuesta de un asesino, que, con la ayuda de otros, cometió el crimen.

Jarlenis desapareció el 19 de agosto, justo el día del cumpleaños de la abuela, ese día, salió y nunca la volvieron a ver.

La confesión de alguien más dio con los hechos, y autoridades estiman que los involucrados huyeron a Colombia.

«Ella para nosotros fue una luz en la casa, era una chica muy alegre. Nos teníamos una enorme confianza. Era como una hija para mi», expresó Caldera.

Yarlenis, víctima de un femicidio, era una adolescente como muchas en Venezuela, con sueños y aspiraciones, y que su único error fue confiar en alguien que estaba en su corazón.

«Muchas veces nos encontrábamos al asesino en la vía, pues vive cerca de la casa, nos preguntaba sobre el paradero de ella, pero nunca mostró algún remordimiento sobre los hechos, por ello, nunca hubo sospechas de él», expresó el familiar.

Los funcionarios al tener la denuncia en mano, con el video de la confesión, procedieron a detener al homicida quien confesó el hecho y el lugar donde estaba el cuerpo. 

 

 

Deja un comentario