Cementerio de Cabimas sin dolientes requiere urgente intervención

El viejo cementerio de Cabimas sigue siendo una deuda pendiente, y sin pocas mejoras, salvo paliativos ligeros, está a la deriva y hasta imposible de visitar por parte de los deudos.

Ubicado en el sector Los Laureles, carretera H de la ciudad de Cabimas, el enorme campo santo sigue siendo un lugar de «terror» con muchas desatenciones y difícil de ser visitado por el total descuido que presenta.

«Es imposible visitar el cementerio de Cabimas; muchos seres queridos de nuestra familia están sepultados allí, y solo tenemos oportunidad en algunas partes de la zona delantera, pero hay partes imposibles de transitar», dijo Carmen Pereira, habitante del sector Los Laureles.

Aunque ya la mayoría de personas prefieren pagar en el cementerio Jardines del Rosario, aún hay un gran sector que no tiene opción, salvo darle el último adiós en la vieja instalación.

Según la cuenta de Facebook, Cabimas City, el cementerio municipal Santísima Trinidad fue inaugurado en 1980, cerrando el de la calle Portuguesa de Tierra Negra.

Tiene 31 años de funcionamiento y reclama mejoras o el cambio a otra área menos urbanizada de Cabimas.

En la cuenta twitter del partido UNT en Cabimas, sobre el pésimo estado del cementerio en Los Laureles reseñan: «Así se encuentra el cementerio municipal de Cabimas por la negligencia de los destructores del Zulia que ni el campo santo han podido darle mantenimiento».

De noche, decenas de personas realizan profanaciones para actos de brujería, recolectores de chatarras sacan las viejas urnas, y diversos actos vandálicos se observan en el lugar aprovechando la oscuridad.

«Ya ni los muertos pueden descansar en paz en ese lugar», dijo un vecino del sector.

En redes sociales un usuario expresó «Denuncia pública del estado del cementerio de Cabimas, el mal llamado «el nuevo», convertido en botadero de basura, con robo de lápidas, falta iluminación, sin vigilancia…»

Deja un comentario