Caracas más cerca de la final al imponerse a Tiburones

Los Leones del Caracas se impuso ante Tiburones de La Guaira 7 a 3, con un Jhoulys Chacín, que sacó la casta de grandeliga y finalizó como la gran figura de la jornada.

Chacín se presentó en el Estadio Universitario y dijo: calma, que todo está bien y Leones dio un importante paso hacia la última instancia del torneo al alcanzar su octava victoria para asegurar terminar la fase con por lo menos récord nivelado.

Aunque, a decir verdad, no todo fue color de rosas para Chacín ni para el equipo, después de que los litoralenses no esperar mucho para ponerse al frente, tan de inmediato, como en el primer capítulo con imparable de Balbino Fuenmayor a la zona izquierda del campo, con el que anotó Franklin Barreto, principal enemigo del lanzador caraquista en la noche.

La ofensiva melenuda iba a responder también rápido en auxilio de su tirador y capitalizó un descuido de la defensa salada, específicamente del tercera base Ehire Adrianza que se apuntó un error a batazo de Wilfredo Tovar. Orlando Arcia falló con rodado al campocorto y Alí Castillo, que abrió con hit, se movió hasta la antesala, antes de anotar con otro Rolling para out forzado de Oswaldo Arcia. Todo como empezó.

Tras un segundo tramo sin movimientos de carreras, en el tercero Tiburones retomaría la delantera gracias a Barreto. El polivalente paleador sacó una pelota elevada ceñida al poste de la zona izquierda, que fue declarada como fear y significó su primer jonrón del Round Robin.

Caracas acusó el golpe. No obstante, no se amilanó y en el cuarto no dejó pasar el chance de causarle daños al iniciador guairista Ricardo Pinto, con un par de anotaciones, una producida por fly de sacrificio de Jhonny Pereda y la otra luego de otro error, esta vez en tiro del propio Pinto, en un intento de viraje hacia la inicial, para que Harold Castro pasara por la registradora.

Aunque el ataque felino iba a proseguir una entrada más alta, en el cierre de la quinta. Alí Castillo volvió a iniciar con imparable, lo emuló Wilfredo Tovar, pero Orlando Arcia bateó para dobleplay y así aclararle de cierto modo el panorama a Pinto, quien a partir de allí no encontró la manera de terminar la entrada y, por el contrario, admitió sencillo corto hacia el gramado derecho de Oswaldo Arcia, con el que anotó Castillo.

Isaías Tejeda recibió una base por bolas y el manager Henry Blanco, en búsqueda de la defensa de su compromiso y mantener lo más cerca posible a su adversario, decidió finalizar con la presentación de Pinto y le dio la pelota al experimentado Gregory Infante; empero, este fracasó en cuanto a su labor principal.

Harold Castro recibió a Infante con un sencillo de nuevo a la parte derecha del terreno con el que anotó Arcia, en tanto que Tejeda y el mismo Castro aprovecharon para meterse hasta el tercer y segundo cojín, respectivamente por la jugada. Le quedó la mesa servida a Niko Vásquez y este respondió con un duro roletazo por todo el centro del diamante y contabilizar así sus dos primeras rayitas remolcadas a su cuenta en Venezuela.

Se abrió el marcador 7 a 2 y los aficionados caraquistas se regocijaban ante sus similares guairistas, porque de cierta manera se desquitaban de lo sucedido el viernes.En medio de toda esta facturación de la alineación de José Alguacil, Jhoulys Chacín se las arregló para sacar innings, hasta completar la sexta entrada por segundaocasión en sus últimas tres actuaciones del torneo. Al final su línea reflejó 7 hits admitidos, 4 de ellos extrabases, sin boletos y 4 ponches.

En el séptimo acto La Guaira montó una fuerte amenaza de ir a por el partido contra el efectivo relevista Ricardo Rodríguez, quien solo pudo sacar dos outs y tuvo que marcharse al dejar las bases llenas. Fue reemplazado por José Mújica, quien dilapidó el ataque tras obligar al peligroso Balbino Fuenmayor a sacar un fly, que atrapó Harold Castro en la pradera del medio.

Para la octava, Tiburones alcanzó a pisar la goma una vez más, con doblete de Wilson García para que Ángel Reyes se engomara desde la inicial, todo ante Mújica, quien recompuso su marcha y logró acabar con el episodio si más nada que lamentar.

A pesar de la holgada diferencia, José Alguacil utilizó la carta de su cerrador Silvino Bracho y este se encargó de bajarle la santamaría al compromiso, no sin antes concederle otro tubey a Franklin Barreto y regalarle una base por bolas a Balbino Fuenmayor.

Deja un comentario