64 pacientes renales temen por sus vidas ante la paralización de 10 máquinas de hemodiálisis en Cabimas

Un llamado a los entes gubernamentales y respuestas inmediatas solicitan 64 pacientes renales que tres veces a la semana acuden a la Unidad de Diálisis Care, ubicada en el sector Barrio Obrero de la parroquia Ambrosio de Cabimas y que hoy temen por sus vidas ante la paralización de 10 máquinas  de hemodiálisis.

Andry Mundo, es un joven de 29 años de edad y desde hace 9 años deben permanecer conectado a  estás maquinas tres veces por semana para alargar su tiempo de vida a consecuencia de un deficiencia renal. Hoy se siente preocupado ante la situación generada con la planta de ósmosis que está paralizada lo que incide en que su tratamiento como el del resto de sus compañeros se minimice a la máxima expresión y en vez de estar 4 horas sólo reciben dos horas de procesamiento, lo cual afecta su calidad de vida.

Destacó que desde hace un mes están en esta situación y de 16 máquinas operativas tan solo cuentan con 6 para poder dar atención a los 64 pacientes que pertenecen a esta unida de Diálisis.

“A este lugar acuden los representantes gubernamentales que llegan  con palabras,  pero no traen solución al problema, mientras que las vidas de nosotros está en juego”, dijo Andry Mundo.

Benedicto Sánchez, es un paciente renal de 70 años de edad,  que requiere de estas máquinas para seguir con vida. Señaló que el tratamiento que recibe tres veces a la semana ha sido reducido a la mitad, “situación que genera consecuencias negativas en nuestras vidas”.

Por su parte, Wilmer Boscán de 46 años de edad y tres en diálisis, señaló que esta situación afecta de gran manera a los pacientes y también al personal médico que debe permanecer hasta altas horas de la noche para poder cumplir con todos los pacientes, con un tratamiento a medias,  hasta que se logré solventar esta situación. “Es triste ver morir  a compañeros durante el proceso de 4 horas que es el tiempo estimado, pero reduciéndolo a dos, se complica aún más la situación de los mismos”.

Los pacientes renales como su familiares quienes viven e igual que ellas esta odisea de llegar a tiempo a sus diálisis en medio de los problemas de transporte y de crisis económica no pierden la esperanza que su llamado de atención sea escuchado  por el gobernador del Zulia y el alcalde de Cabimas. 

Deja un comentario