Víctor Velasco: “La demolición del Retén de Cabimas es un show electoral”

 

Rechazamos el trato que se le da en el Zulia al problema penitenciario. Es urgente una reforma judicial que respete los Derechos Constitucionales.

 

La demolición del Retén de Cabimas no resuelve el problema de hacinamiento que existe en el país ni mucho menos va a reducir los niveles de criminalidad y los delitos que a diario se cometen en cualquier parte del estado Zulia.

Víctor Velasco, Comisionado de Derechos Humanos Federación de Abogados de Venezuela –seccional Zulia, considera que deben demolerse, dinamitarse de ser posible, los vicios del sistema judicial y penitenciario, donde ahora al preso se le ve como una mercancía, como una oportunidad de negocio para algunos funcionarios policiales, militares, jueces y fiscales; donde todo tiene un precio, desde el agua, hasta el traslado a una audiencia judicial.

Este martes 26 de octubre, se  demolió una estructura construida con las especificaciones para albergar privados de libertad, mientras que hay montones de ciudadanos hacinados en decenas de centros de detención improvisados en patios y calabozos de instituciones policiales y militares a lo largo y ancho del Zulia.

Este día, el líder de la Revolución en el Zulia, hizo lo que sabe hacer éste Gobierno: ¡Destruir! Todavía estamos esperando la cárcel moderna que anunció, con idéntica rimbombancia propagandística, se construiría en los predios de San Francisco, cuando aún era su alcalde, y que hoy es un terraplén baldío, recordatorio de la corrupción e ineficiencia que les caracteriza.

El Comisionado , destacó que  el  gobernador Prieto, como primera autoridad civil y política del Zulia, debería estar denunciando penalmente a funcionarios, jueces y fiscales que permitieron que ciudadanos estuvieran arbitrariamente detenidos.

Destacó, que ni el cierre de la Cárcel de Sabaneta, ni el haber dinamitado hace casi 30 años el Retén de Catia, resolvió el problema carcelario, mucho menos lo hará el cambio de nombre del Retén del Marite, ahora Centro de Detenciones Francisco Delgado. Si lo que se hará es trasladar el problema de un municipio para otro, no se habrá hecho sino propaganda; puesto que, ahora las madres, esposas e hijas de los reos, en vez de ir a Cabimas tendrán que venir a Maracaibo, no de visita, sino a seguir trayendo comida, medicinas y hasta agua de tomar a sus detenidos.

Ayer eran  los familiares de Maracaibo y el resto del Estado, quienes debían trasladarse a Cabimas para atender a sus presos en sus necesidades elementales, ahora serán las madres esposas y familiares de la COL que deberán buscar trasladarse a Maracaibo a atenderlos, ya que, al demoler el Retén de Cabimas, los procesados de la Costa Oriental del Lago (COL), estarán en Maracaibo, dado que no existe un centro que le sustituya en la sub región, señaló Velasco.

Peor aún, los procesados de la COL, en su mayoría, tienen sus procesos en los tribunales de Cabimas, será que ahora, habrá que buscarle la “gasolina” a la patrulla para que los trasladen de Maracaibo a Cabimas a sus audiencias, porque cuando estaban en Cabimas, fue esa muchas veces la excusa para no cumplir con las audiencias correspondientes a los tribunales de Maracaibo, por ello Prieto, reconoce que había gente que no debía estar presa, porque precisamente muchos, tenían más de un año esperando una audiencia preliminar o una audiencia de apertura de juicio.

“Veremos seriedad en el asunto penitenciario, cuando se cumpla con el espíritu y propósito de lo establecido en los artículos constitucionales 49, del Debido Proceso; 255, 256 y 257, del Servicio Público de Justicia responsable, profesional e independiente; y 272, referido a un Sistema Penitenciario que reeduque y respete los Derechos Humanos”, dijo Víctor Velasco.

 

Deja un comentario