Sector del aluminio en el peor nivel

El sector aluminio venezolano, liderado por las empresas reductoras Venalum y Alcasa, cerró el 2021 con 145 celdas electrolíticas activas de las más de 1.301 que tenía hasta hace poco más dos años.

Luego del apagón nacional de 2019 se terminó de paralizar las apenas 73 celdas que estaban operativas en ese momento.

Venalum, desde 2019 hasta la fecha, ha reactivado las únicas 145 celdas activas de la industria del aluminio: 90 en la línea V y 55 celdas de tecnología P-19 en línea I. Esta estatal contaba hasta mayo del presente año con 905 celdas operativas, por lo que la producción ronda el 16%.

De acuerdo con una fuente dentro de planta, que prefirió mantener su nombre bajo reserva, la estatal finalizará el año 2021 con una producción de 38.340 toneladas de aluminio primario, 8,9% de su capacidad instalada (430-000), según reportó El Correo del Caroní en su web.

El trabajador comentó que en Línea I se espera la reactivación de 40 celdas más en enero de 2022, mientras que planifican que, durante febrero y marzo, puedan reactivar 90 celdas en la quinta línea. Señaló que la reactivación de las celdas se ha dado con los recursos propios de la empresa, ya que no ha habido inversión por parte del Estado para la recuperación de la planta.

Pero la paralización de las celdas en 2019 no fue el último ni más duro golpe que recibieron las dos estatales del aluminio. Entre noviembre de 2020 y julio de 2021, el Gobierno nacional desarmó celdas reductoras para la supuesta instalación de celdas con tecnología V-350 y un lamina.

Entre 2013 y 2015, Alcasa y Venalum recibieron inversiones superiores a los 400 millones de dólares a través del Fondo Chino, sin embargo, esto no evitó el descalabro del sector.

El expresidente del Sindicato de Trabajadores Profesionales de Venalum, Manuel Díaz, señaló que en esa empresa fueron desarmadas 49 celdas P-19 con el pretexto de que eran obsoletas, cuando estas eran perfectamente recuperables para aumentar la producción.

Al inicio, la promesa de la compañía era desmontar 360 celdas P-19 para instalar tecnología V-350. La medida contó con la aprobación del ministro de Industrias de ese momento, Tareck El Aissami, del presidente de la Corporación Venezolana de Guayana, Pedro Maldonado y del presidente de la estatal, Wolfang Coto, pero tras iniciar trabajos de desarme y que se publicaran fotos y videos, todo se paralizó sin explicación alguna.

Desde el gobierno nacional informaron que continúa impulsando la producción nacional gracias al esfuerzo de su masa trabajadora, que día a día procesa toneladas de aluminio con 99.7% de pureza.

Así lo divulgó la institución a través de su cuenta en la red social Twitter, @VENALUM_CVG, mediante la publicación de videos donde se muestra el proceso productivo de los lingotes de aluminio de 22 kilogramos y un peso aproximado de 1.100 a 1.350 kilogramos cada uno.

Deja un comentario