Perdió a sus padres por accidente en Nicaragua: Niña de familia de Ciudad Ojeda aún sin ser repatriada

Familiares venezolanos de Adalyn Valeria Castellano Estaba, la niña de dos años que sobrevivió al accidente del bus en Nicaragua, denunciaron este sábado 20 de agosto que la bebé sigue en Managua.

Según los familiares no la han visto desde hace 23 días.

Indican que no tienen información sobre su estado de salud y exigen al menos una videollamada para verificar que se encuentre bien.

La pequeña está bajo el cuidado provisional del Ministerio de la Familia en la capital nicaragüense desde hace tres semanas, luego de que sus padres, de nacionalidad venezolana, fallecieran el 27 de julio cuando un autobús se volcó en el kilómetro 171.5 de la carretera Panamericana. El incidente dejó otros trece connacionales muertos. 

«Hasta el momento no hemos recibido ni una llamada para comunicarnos con ella ni una foto. Nada. Estamos muy preocupados», expresó Juliannys Castellano, tía de Adalyn, a Efecto Cocuyo.

Agregó que se han intentado comunicar vía telefónica con el ministerio en Nicaragua, pero que no les permiten hablar con la niña. 

«Ellos lo único que dicen, por vía mensaje, es que ella está bien cuidada. Pero no dan otro tipo de información. No dicen más nada», explicó Castellano. 

En los primeros días de agosto, varios familiares de Adalyn Castellano viajaron desde su natal Ciudad Ojeda, en Zulia, hasta Caracas (Unos 637 kilómetros aproximados), para pedir apoyo de la Cancillería y del Estado venezolano con el fin de repatriar a la bebé. Sin embargo, el proceso es lento. A la fecha no le han ofrecido solución a su caso.

«Nos dicen que esperemos, que tengamos paciencia porque es un proceso largo. Pero nosotros nos vamos a quedar en Caracas hasta que nos devuelvan a la niña», explicó Juliannys Castellano.

Señaló que la familia ha intentado viajar a Nicaragua por su cuenta. Ahora buscan tramitar los pasaportes de las abuelas de la niña, para que ellas puedan ir a buscarla. Aunque su familia es venezolana, en realidad la bebé nació en Panamá, lo que también ha retardado los procedimientos legales. A principios de mes, autoridades panameñas enviaron a Managua la partida de nacimiento apostillada de Adalyn. 

«Nosotros intentamos por el Saime (Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería), pero nos dieron la cita para el 23 de septiembre. Eso es mucho tiempo, ni siquiera nos tuvieron consideración de que es una situación urgente», dijo Castellano. 

Los cadáveres de Jordan José Castellano Castillo (26 años) y Cinthia Ninoska Estaba Rojas (24 años), los padres de Adalyn, fueron reconocidos por su familia el mismo 10 de agosto. 

«Ya ellos fueron repatriados y le dimos sepultura», puntualizó Julianny Castellano.

Ella y Marisol Castellano, abuela paterna de la niña, exigen a los gobiernos de Nicaragua y Venezuela que se agilicen los trámites para que Adalyn vuele a territorio nacional lo antes posible. 

Deja un comentario