Nilmary Boscán: El rol de la empatía en los equipos de trabajo

La empatía es una herramienta infalible que nos permite comprender a los demás en lo que se refiere a sus pensamientos, opiniones y sentimientos, implica “ponerse en los zapatos del otro”, para conectarse,  sin juzgar o imponer  los criterios personales,  es una virtud que permite comunicarnos de manera efectiva.

Mostrar empatía en el lugar de trabajo demuestra respeto hacia los demás, creando una cultura de equipo que fortalece la interacción entre todos sus miembros, sintiéndose motivados,  comprendidos y comprometidos a dar lo mejor de sí mismo.

Cada persona es un universo diferente de pensamientos,  sentimientos,  opiniones y experiencias,  siendo que fuera del entorno laboral, cada quien, tiene sus propios problemas que le afectan y aunque existe una teoría de que los conflictos se quedan en casa,  es inevitable y humano sentir preocupación,  lo que puede interferir en el desenvolvimiento dentro del área laboral.

En estos tiempos, hay que practicar la amabilidad  porque desconocemos las dificultades por la cual está atravesando una persona y no es una opción ser indiferente,  al contrario,  existe la oportunidad de brindar apoyo para que el trabajador  se sienta apreciado,  valorado,  protegido y escuchado.

Cuando un líder logra que su personal se sienta de esta manera, el equipo  se fortalece fomentando la unión y el compromiso de alcanzar objetivos importantes.

La empatía involucra escuchar a los demás, ser honesto y hábil para comprender los sentimientos,  pensamientos y experiencias del otro sin hacer comparaciones,  juicios de valor o imposiciones. Un líder empático busca priorizar las necesidades de su equipo no solo de manera grupal,  sino también individual,  este tipo de líderes actúan de manera comprensiva con cada uno de sus miembros,  entiende sus problemáticas,  motivaciones y preocupaciones para fortalecer el vínculo entre todos.

Un líder incomprensivo e indiferente a las necesidades grupales e individuales de su equipo,  no inspira motivación ni confianza en el personal,  no escucha ni presta atención a las opiniones,  lo que ocasiona una brecha comunicacional que separa totalmente al líder del equipo,  siendo más desafiante el alcance de los objetivos propuestos,  porque un empleado desmotivado y no valorado no desarrolla  su potencial para alcanzar las metas propuestas.

El líder empático tiene habilidades para negociar y resolver conflictos de manera pacífica, permite formar equipos de trabajo que generen valor agregado en sus actividades al estar presente la motivación y el sentido de pertenencia que le inyectan un valor agregado que genera mayor productividad y logro de los objetivos propuestos. Todo líder debería acercarse a su personal para conocer sus inquietudes,  ideas y opiniones,  que se sientan tomados en cuenta por la organización.

Un líder empático debe ser accesible para su equipo,   con esta actitud cada integrante se sentirá en la confianza de manifestar sus opiniones,  sentimientos y pensamientos con la plena convicción de que será escuchado,  atendido y comprendido. Un líder no debe estar de espaldas a su equipo, por el contrario debe estar de la mano y alineado con cada integrante.  

Abogada Nilmary Boscán Maldonado

Deja un comentario