Joven de Cabimas es asesinado en Santa Marta, Colombia

En Santa Marta, Colombia fue sicariado un venezolano junto a un colombiano; el joven de Venezuela sería de Cabimas y estaba residenciado en esa ciudad costeña colombiana.

Las víctimas se encontraban presenciando los enfrentamientos a piedras entre dos grupos de vándalos cuando aparecieron sus homicidas en motocicleta y les dispararon. 

Las víctimas de este ataque las identificó la policía como Carlos Daniel González Martínez, conocido como ‘Carlos Way’; mientras que el otro compañero respondía al nombre de Alfredo Oliveros Barbuena, de nacionalidad venezolana, y provenía de Cabimas, estado Zulia.

En medio de la lluvia en la zona oriente de Santa Marta y con ella las piedras y todo tipo de elementos que eran lanzados por un grupo de jóvenes que se enfrentaban en la vía alterna, zona de Bastidas.

Después de casi dos meses de cese de violencia entre estos bandos de adolescentes, se citaron en el sitio en mención para apedrearse y desafiar a la muerte.

Mientras los agentes del CAI Bastidas intentaban neutralizar la gresca de los jóvenes, dos sicarios que se movilizaban en motocicletas sin placas aceleraron su paso hacia dónde se encontraban las víctimas sentadas – quienes minutos antes, al parecer, veían cómo los revoltosos del barrio lanzaban piedras – y sin darles tiempo de escapar le dispararon a quemarropa.

Los pistoleros huyeron ante la mirada atónita de los testigos, quienes dieron aviso al resto de policías para que iniciaran el cierre de vías y capturaran a los asesinos, pero los resultados fueron negativos por cuanto hasta el cierre de esta edición no se reportaron detenidos.

Trascendió en la escena del crimen que las víctimas eran llanteros y ante la reyerta en la vía alterna se acercaron al sitio para ver la situación y fue ahí cuando los sicarios los identificaron; y luego de una ‘cacería’ sigilosa les dispararon. Pese a que los hombres fueron auxiliados por mototaxistas que los llevaron hasta el puesto de salud, los médicos en turno oficializaron su deceso.

A las afueras del centro médico los familiares de estas personas protagonizaron escenas de dolor, al mismo tiempo que les exigían a las autoridades la investigación del caso, pero, sobre todo, la captura de los responsables.

El caso obedecería a una disputa de territorio entre dos organizaciones criminales.

Los investigadores asignados para esclarecer el doble homicidio habrían conocido que, al parecer, una de las víctimas se dedicaba a la venta de sustancias alucinógenas.

Sin embargo, los resultados de las pesquisas permitirán establecer las circunstancias de tiempo, modo y lugar.

Deja un comentario