Félix Hernández, el rey sin corona

Félix Hernández escribió otra página en la historia de los venezolanos en las Grandes Ligas, la emotiva despedida que le ofrecieron sus fanáticos dice que es un ídolo que será recordado por mucho tiempo, y que lo ubican en la cumbre al lado de Ichiro, Randy o también Ken, nombres que son muy conocidos en Seattle.

Entre tantos logros, Félix nunca pudo avanzar a una postemporada, su gran anhelo, quizás en otro club sin tanta carga emocional, pueda reinventar su carrera unos 5 años más y completar números de un Salón de la Fama.

169 victorias con 136 derrotas, además de una efectividad de 3.42 con 2524 ponches son los números dejados por el mejor pitcher venezolano, hasta ahora, y en un top al lado de Johan Santana y Freddy García.

Lo curioso es que hablamos de un sujeto de sólo 33 años, que debido a diversos factores de acondicionamiento, a lo mejor sobre exigencia personal y por parte del cuerpo técnico, están acortando drásticamente su carrera que se proyectaba a superar fácilmente las 300 victorias con más de 3 mil ponches.

Llegó a las Grandes Ligas a los 19 años de nacido. Suma 15 torneos. Ser un adolescente al momento del salto le permitió escribir parte de su leyenda. También le permitió sobrepasar los 2.700 innings después de haber soplado apenas 33 velitas en el pastel.

Todo eso hace que se vea con más sorpresa este tanque de gasolina aparentemente vacío, siendo tan joven. Si es que en verdad se le acabó el combustible.

De 2009 a 2014, fue el mejor lanzador de la Liga Americana por efectividad, FIP, ponches y WAR.

Ningún venezolano ha sumado tantas entradas en las Mayores. Aventaja por casi 500 a García, tiene más de 700 sobre Johan Santana, casi 800 más que Carlos Zambrano.

Francisco Rodríguez es el único pitcher criollo con más campeonatos en la MLB. Si el Rey Félix consigue dónde lanzar en 2020, igualará sus 16 justas. Pero la diferencia está en que el Kid no llegó al millar de episodios. El antiguo ganador del premio Cy Young está cerca de los 3.000.

Todo eso propició la drástica reducción de su velocidad. Brooks Baseball nos muestra que pasó de tener una recta de 98,6 millas por hora, en promedio, a otra de 90,4 millas por hora, actualmente. Son dos mundos completamente distintos.

Con Cy Young, 2 títulos de líder en efectividad, 2.524 ponches y 2792.2 entradas después, la Corte del Rey se vistió de gala para decirle adiós al que fuera considerado el mejor lanzador de la historia de los Marineros de Seattle.

Grandes Momentos:

Un juego perfecto: Hernández registró el 23er juego perfecto en la historia de la MLB y el primero en la historia de los Marineros en una victoria por 1-0.

Además de no permitir un corredor base, ponchó a 13 bateadores. De sus 113 lanzamientos, 77 fueron huelgas, incluyendo 24 golpes y fallas. Casi terminó antes de que comenzara cuando Sam Fuld, el primer bateador del juego, golpeó una línea inferior al jardín derecho que fue atrapado por Eric Thames en una atrapada difícil. 

Hernández ponchó a ocho de los últimos 12 bateadores, incluido Sean Rodríguez buscando la salida final a pesar de haberse quedado atrás 2-0.

Cy Young: Su récord de 13-12 no resultó ser un elemento disuasorio, ya que podría haber sido incluso cinco años antes. Se convirtió en el primer lanzador en ganar el Cy Young con menos de 15 victorias. 

Más allá del récord, que se vio afectado en gran medida por uno de los muchos equipos mediocres a terribles en los que Hernández jugó durante la mayor parte de su carrera, lideró la Liga Americana en promedio de carreras ganadas (2.27), entradas lanzadas (249 1/3 ) y comienza la calidad (30). Sus 232 ponches y seis juegos completos fueron los segundos más altos en la Liga Americana. 

Se unió a Randy Johnson como el único otro jugador de los Marineros en ganar el premio.

El mejor pagado: La noticia salió el día anterior, pero el anuncio oficial llegó el 12 de febrero de 2013 en Safeco Field. Hernández seguirá siendo un Marinero durante los próximos siete años con una extensión de contrato de $ 175 millones, lo que lo convierte en el lanzador mejor pagado del béisbol en ese momento. La escena en Safeco fue emotiva.

Lo más cerca de la postemporada: En el último día de la temporada 2014, Hernández caminó hacia el montículo en Safeco sabiendo que su equipo no podía perder. 

Los Marineros tuvieron una pequeña posibilidad de forzar un juego para el segundo puesto de comodín si los Oakland A perdieron y los Marineros vencieron a los Angelinos. Hernández dominó hasta la eliminación. Lanzó cinco entradas blanqueadas, permitiendo un hit con siete ponches. Los Marineros perdieron ese partido.

Un grand slam: Hernández se convirtió en el primer lanzador de la Liga Americana en golpear un Grand Slam en 37 años cuando golpeó una pelota rápida de primer lanzamiento de Johan Santana sobre el muro en el jardín derecho. 

El último lanzador de la Liga Americana en golpear un grand slam fue el Steve Dunning de Cleveland frente a Diego Segui de los Atléticos el 11 de mayo de 1971, según el Buró de Deportes de Elias.

Deja un comentario