Estados Unidos dominó pero Gales le empató al final

Estados Unidos versus Gales fue un partido donde se comprobó el axioma: «El que no hace, le hacen».

Sin duda, Estados Unidos dominó durante gran parte del partido, pero Gales aprovechó una oportunidad y consiguió el valioso empate.

Las figuras de Estados Unidos y su juventud, fueron arropando poco a poco a los de Gales, quienes cedieron en un momento de primer tiempo.

Estados Unidos dominó la primera mitad ante Gales.

Los dirigidos por Berhalter acapararon la posesión y aprovecharon la calidad de Timothy Weah para ponerse por delante.

Y poco a poco Estados Unidos tuvo el control total, con posesión y ataque que culminó en el primer gol del partido.

En una jugada que concluyó Timothy Weah demostró la colectividad del equipo americano.

La jugada nace de una prolongación de Yunus que permite correr a Pulisic que aprovecha un hueco en el centro de la defensa de Gales y la pone a la carrera de Timothy que remata con toda la clase para batir a Hennessey.

El resto de la primera parte fue la confirmación del dominio, con pocas reacciones por parte de Gales.

Para el segundo tiempo Gales lo intentó con el juego aéreo, su mayor ventaja ofensiva.

Pero en el minuto 81, Gareth Bale recibe una falta en el área que ha sido pitado como penal a favor de Gales.

Y Bale con toda su categoría no falló. Increíble, Estados Unidos dominó y no liquidó el partido y se ha empatado el partido al final de un partido que parecía para el equipo de las estrellas y las barras.

Después de 64 años, Gales anota un gol desde los doce pasos. Gol en un mundial, Bale lo volvió hacer.

Ambas oncenas lo intentaron al final, querían ganar. Ha sido el partido más equilibrado pese al control de Estados Unidos.

Al final Gales casi logra una contra, pero un jugador de Estados Unidos hizo una falta más que necesaria.

El primer partido que termina en empate en este mundial; Estados Unidos pudo ganar pero no lo concretó.

Deja un comentario