En Softbol. Una venezolana es embajadora de Rawlings y selección nacional de Chile

Una venezolana demuestra su talento y forma parte de la selección nacional de softbol de Chile.

«Crónicas de Chile» nos cuenta parte de su historia y representa el sentir de muchos venezolanos en el extranjero.

Vanessa Flores nació en Caracas. Tiene 31 años. Estudió Comunicación Social y emigró a Chile en 2015.

«Soy deportista de nacimiento. En Venezuela pude representar a Anzoátegui en varias ocasiones, juegos nacionales, liga nacional entre otros», cuenta.

Su primer trabajo fue en una panadería. Con cierta estabilidad investigó si había softbol y acudió al estadio nacional Guillermo Man, en Ñuñoa, un domingo, su único día libre. Su rostro se iluminó al ver un equipo femenino entrenando.

Habló con su técnico y la recibieron, pero por motivos laborales no pudo continuar jugando sino hasta meses después que la contacta una de las compañeras del equipo y le indica que comenzará un torneo.

Allí empezó su aventura con Perseidas, equipo completo y competitivo, pero nuevamente por motivos laborales se apartó de la practica deportiva. A eso se sumó que luego de 6 meses se reencontró con su esposo y quedó en estado. Su pausa fue de un año.

Tras tener a su segundo hijo pasaron 3 meses y volvió al terreno está vez con el equipo de sus amores: Las Lobas , club muy aguerrido y veterano. Vanessa comenzó una era llena de triunfos con la maquinaria púrpura.

Allí redobló el entreno y potenció su físico. Así recibió el llamado de la selección nacional de softbol adulto de Chile. «Estoy muy agradecida. Son varios años trabajando fuerte para demostrar que puedo formar parte y que siento los colores de Chile como propios», asegura.


Vanessa ha tenido decepciones, como viajar al sudamericano de Ecuador en el 2019 y que la dejaran varada junto a varias compañeras en el aeropuerto por ser venezolanas. Le tocó ver a sus compañeras jugar desde el aeropuerto.

Hoy se prepara para los Panamericanos 2023 y gracias a su potencial la marca Rawlings, reconocida en el mundo del bate y la pelota, se interesó en ella como embajadora de su marca en Chile. Además representa a  North Gravity, marca de ropa que apoya a la mayoría de las disciplinas del deporte chileno.

«Se dice fácil, pero no imaginas el orgullo que se siente. Estoy enormemente agradecida por todo esto», sostiene.

Deja un comentario