En Colombia: Detuvieron a 3 venezolanos por drogar y cortarle el cabello a una mujer

Tres venezolanos fueron detenidos luego que dejaron herida a una mujer para robarle el cabello en el municipio de Malambo, Colombia.

En el hospital municipal de Malambo terminó la tarde de este miércoles, 11 de mayo, Yorleidys Aguilar, de 27 años de edad, la mujer que solo que recuerda que le dio un vaso con agua a una persona que le estaba ofreciendo comprar su abundante cabellera.

El extraño caso se registró en el barrio Los Ciruelos, en este municipio del área metropolitana de Barranquilla, sobre las 2:00 p.m. hasta donde llegaron tres hombres y una mujer a ofrecerle dinero a la mujer a cambio de su cabellera, de color rojizo y de rizos.

De acuerdo con la versión de vecinos, estas personas iban de casa en casa preguntando por personas interesadas en vender cabello.

Aguilar se acercó a escuchar la oferta, pero no aceptó. Los desconocidos se mostraron interesados por la melena de la mujer y le insistieron, pero ante la negativa le pidieron que les regalara un vaso con agua

Al parecer fue allí donde le aplicaron alguna sustancia que la dejó drogada y procedieron a cortarle el cabello.

Los desconocidos antes de irse le dejaron a la mujer 40. 000 pesos, como forma de pago, con su hijo de ocho años que estaba en el sitio.

Aguilar cuando pudo reaccionar salió a la calle y pidió ayuda. Vecinos la auxiliaron y llevaron al centro asistencial del municipio donde la mujer se recupera.

La denuncia de la comunidad alertó a la Policía que logró reaccionar a tiempo y capturó a cuatro personas, a los que se les encontró el cabello. Entre los detenidos hay una persona de Cúcuta y los otros tres son de nacionalidad venezolana.

Asimismo, uno de los sujetos señaló desconocer lo que había ocurrido con Yorleidys, pues según contó a las autoridades, le dio el dinero tras cortarle gran parte de la cabellera a la mujer y luego se fue en compañía de dos personas más; más tarde.

Según varios medios, los sujetos fueron liberados, aunque se desconocen las razones.

Deja un comentario