Dr. José Gregorio Figueroa: La obligación de mejorar

El título del presente análisis es de por si un desafío al enorme desafío de no seguir rezagados en los aspectos principales para un país, es decir, sus políticas públicas orientados en atender las enormes dificultades por las cuales se pasa, si no además atraer inversiones para levantar el decaído sistema productivo nacional.

La voluntad es algo mas que un deseo, requerimos acciones claras y concretas que comienzen por dar respuesta a tantas debilidades.

Recuperar el empleo es más que una necesidad, la precariedad laboral, los bajos salarios, el atraso digital, la informalidad, la fuga de talento, entre otros aspectos son sin duda la esencia de las organizaciones en materia laboral.

Cómo comenzar a producir hechos claros y contundentes en medio de un sistema político que no está ganado a la apertura y al acceso de una internacionalización abierta a todos los sectores productivos, son otro factor tan claro como determinante que impiden el levantamiento del empleo.

Estamos como observadores en un mundo que rápidamente se apoya en lo tecnológico para producir innovaciones necesarias.

El mercado laboral requiere ir a la par de estos cambios de modo de poder contar con estrategias de una mentalidad de crecimiento, que permita a su masa laboral aprender de sus errores, de sus fallas y obstáculos y fortalecer la urgente necesidad de superar el miedo, de no ser conformistas de un conocimiento lógico por contar con una profesión, si no superar debilidades enfrentando la urgente necesidad de actualizarse, de ser verdaderos y reales ante un mundo en el cual américa latina va en desventaja.

Sin un empleado dispuesto a ir más allá de su formación lógica, se requiere la disposición de enfrentar el día a día, de superar caídas de modo que la organización sea capaz de liderar con pensamiento directivo estratégico en función de la velocidad del conocimiento.

Si esto lo planteamos en el país, podremos ver nuestras enormes dificultades por cuánto se mezcla la ineficiencia gubernamental y también la baja efectividad privada ante la falta de coordinación en la aplicación de acciones que se orienten a dejar a un lado la mentalidad subdesarrollada para poder enfrentar los cambios y avances en el mundo organizacional que se refleja en un mundo laboral activo, dinámico, digitalizado, con estructuras organizacionales en sintonía con los requerimientos y necesidades del país.

No es un tema fácil, por cuánto debe dejarse atrás el modelo que se aplica en la actualidad a modo de aprovechar las ventajas comparativas con que cuenta el país.

En síntesis, no podremos contar con un empleo digno, profesionalizado, ganado al crecimiento del conocimiento, sin contar con estructuras organizativa bajo ese perfil.

Para insertarnos en un mundo donde el trabajador sea elemento clave de estos procesos será necesario dejar atrás los errores, que tantas dificultades han ocasionado en el país. De la mano Estado-Sector privado, para poder impulsar los cambios requeridos.

Dr. José Gregorio Figueroa
@jogrefiza
Email: figueroazabala@gmail.com

Deja un comentario