Dos venezolanos son acusados de torturar y matar a dos peruanos

Dos venezolanos son acusados de torturar y ahorcar a dos sujetos en Lima-Perú tras disfrutar de una fiesta en la casa de una de las víctimas.

Familiares de Pedro Pablo Prada García (74 años) y Raúl Huapaya Morales (52),  ambos fueron asesinados tras ser torturados luego de una celebración por el Día de la Canción Criolla el 31 de octubre – denunciaron que los responsables del crimen serían dos venezolanos los que participaron de la fiesta y que las víctimas habían conocido recientemente.

Prada era activista de una ONG dedicada a la atención de personas con VIH en Lima.

De acuerdo a la versión de estas personas, ambos sospechosos son de nacionalidad venezolana y ya habían compartido con las víctimas un día antes del asesinato. La fiesta familiar se desarrolló en una vivienda de la cuadra 14 de la calle Las Obsidianas, en la urbanización de Balconcillo (La Victoria) en Lima

Los sospechosos solo son conocidos como Noé y Daniel’, quienes robaron dinero, laptops y celulares.

“Yo estuve con ellos ayer, sé la cara de ellos. Tengo el video de uno. Era una reunión familiar, pero algo tranquilo; los chicos ya habían tomado un día antes, eran dos venezolanos y no inspiraban confianza”, declaró una allegada a las víctimas a Latina.

Finalmente, los allegados denunciaron que los asesinos robaron todo tipo de enseres del inmueble (laptops, televisores, computadora, entre otras cosas). Solicitaron una investigación rápida tras la entrega de imágenes a la Policía Nacional.

El cuerpo de Huapaya Morales fue encontrado en el primer piso del inmueble, mientras que el cadáver de Pedro Prado fue hallado en el segundo piso. Ambos presentan signos de haber sido golpeados y torturados.

Los vecinos oyeron gritos pero pensaban que se trataba de una pelea callejera. Fueron los familiares quienes hallaron los cuerpos al acudir a la vivienda debido a que los hombres no contestaban sus teléfonos.

Los sospechosos extranjeros se encuentran como no habidos; al parecer, conocían a los hombres debido a que habrían realizado labores de mantenimiento en la vivienda.

El Comercio

Deja un comentario