Desde 2017. 71 muertes y más de 350 intoxicados por el consumo de bebidas clandestinas

Entre 2017 hasta la fecha, al menos 71 muertes se han producido por el consumo de bebidas clandestinas y más de 350 personas se intoxicaron en el mismo periodo, de acuerdo a  los datos aportadas  el director ejecutivo de la Cámara de la Industria Venezolana de Especies Alcohólicas (Civea), Luis Enrique Cárdenas.

Luis Enrique Cárdenas señaló que las cifras provienen de la recopilación de informaciones publicadas en medios de comunicación nacional.  

Cárdenas, a la luz del grave caso de Yaracuy, fue categórico al señalar que estas sustancias no son bebidas artesanales, porque este licor hecho por productores sí cuenta con la documentación sanitaria pertinente; mientras que la bebida adulterada es clandestina.

El consumo de bebidas elaboradas clandestinamente ha crecido de manera alarmante, así como la importación de licores sin licencia ni permisos sanitarios, como lo han denunciado, a lo largo de estos años, empresas como Diageo.

El consumo alcohólico en Venezuela es elevado y la proporción del mercado que abarcan licores adulterados, producidos artesanalmente, sin controles sanitarios ni formulaciones adecuadas, sube constantemente, ante el encarecimiento de las bebidas formalmente producidas.)

El 70% de las fatalidades se producen en caballeros, los promedios de edades están alrededor de 36 años entre damas y caballeros.

El gran grueso de los casos están en zonas populares (…) estas bebidas no son artesanales, porque cumplen con las reglas de calidad, de producto y cumplen con los registros correspondientes sanitarios (…) esto se trata de una bebida adulterada clandestina, porque no cumplió con ninguna regla del proceso», dije Cárdenas en entrevista para  El Impulso.

Muerte Lenta

Este 6 de enero se procedió con la cristiana sepultura de los nueve hombres que murieron luego de sufrir la intoxicación etílica, informó el portal Yaracuy al día.

«Muerte lenta» es el nombre con el que los vecinos de Chivacoa, población agrícola en el estado Yaracuy, bautizaron la bebida que cobró la vida de  nueve personas y  otras 16  que están hospitalizados según el balance presentado por  gobernador del estado Yaracuy  Julio León.

Una fuente policial dijo a la AFP que el licor fue adulterado con metanol, sustancia que suele ser usada para aumentar el nivel alcohólico de bebidas clandestinas, pero que puede provocar ceguera, lesiones hepáticas y, en última instancia, la muerte.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es muertos.png

Banca y Negocios

Deja un comentario