Cerca de 7 mil niños esperan hasta 3 años para recibir documento de identidad en Argentina

Casi 7.000 niños, niñas y adolescentes venezolanos migrantes en Argentina esperan hasta 3 años para recibir el Documento Nacional de Identidad (DNI).

La regularización es un paso fundamental que deben dar los países de acogida a los migrantes para asegurar la integración plena y el ejercicio de derechos, especialmente cuando se trata de menores de edad.

Cuando un niño o niña nace en Venezuela, su único documento de identidad hasta los nueve años es la partida de nacimiento, que es similar al certificado de nacimiento argentino, pero sin huellas, foto o un número que permita reafirmar la identidad.

En julio de 2021, la DNM anunció una nueva disposición, la 1891/2021, que pretendía regularizar el derecho a la identidad de 6.800 niños, niñas y adolescentes indocumentados que ingresaron al país solo con partida de nacimiento.

Así dejaría sin efecto la disposición 520/2019, vigente desde enero de 2019 y que permitía el ingreso al país de menores de edad venezolanos sin cédula ni pasaporte. Los menores de edad sin pasaporte ya no iban a poder ingresar, pero los que ya lo habían hecho estarían habilitados a regularizar su situación. Un derecho por otro.

Aunque de manera provisoria, con la nueva disposición los menores venezolanos migrantes y refugiados podrían acceder al Documento Nacional de Identidad (DNI) argentino para gozar de más derechos, como ir a la escuela, acceder al sistema de salud público o afiliarse a un plan sanitario privado.

En la presentación de la disposición, la Directora de Migraciones, Florencia Carignano sostuvo: “Con la firma de esta disposición otorgaremos DNI provisorio para casi 7.000 niños, niñas y adolescentes venezolanos. Y a partir de hoy encararemos encuentros con todos los organismos aquí presentes para solucionar definitivamente los problemas de documentación, de modo que cada niño, niña y adolescente acceda a un DNI permanente”.

“Cuando llegamos al organismo nos encontramos con un gran problema. En aquel momento había aproximadamente entre 8 mil y 9 mil niños y niñas adolescentes venezolanos que no podían acceder a algo tan básico como el DNI del país al que habían elegido para vivir, estudiar y trabajar”, aseguró Carignano.

El DNI concedido los menores tendría una vigencia de dos años y permitiría que accedieran a servicios de salud y educación. El lapso de dos años fue empleado por padres, madres y representantes para tramitar los documentos requeridos para obtener un DNI permanente que acredita la residencia en Argentina.

Entre los beneficios que estableció la última disposición fue el de tramitar un documento provisorio solo con partida de nacimiento, sin necesidad de estar legalizada o apostillada.

Sin embargo, se concedieron apenas 60 días para que todas las personas afectadas se registren en el sistema de identificación a distancia (RADEX) y, cuando fuera el tiempo de renovar el DNI sería indispensable una cédula o pasaporte venezolano.

Deja un comentario