Una zuliana llevó el sabor de pastelitos «Pipo» a Chile

Si hay un lugar que siempre recuerda un buen maracucho es el sabor de los populares pastelitos de «Pipo», sin duda, era el lugar fijo por muchos a la hora de desayunar en Maracaibo.

Una zuliana, consciente del potencial del producto, hizo una apuesta y se llevó la franquicia a Chile.

Se llama Edinela del Carmen Fonseca, nació en Maracaibo y tiene 43 años. Es madre de Edgar y Emily, con quienes llegó a Santiago de Chile en noviembre de 2019.

En Venezuela se ganaba la vida en el comercio y ejerciendo como administradora, ya que es profesional en esa área.

«Cuando tomé la decisión de venirme no miré para atrás ni a los lados. Siempre estuve enfocada en realizarme como comerciante porque desde pequeña, y gracias a mis raíces wayuu, que me generan tanto orgullo, tengo esa virtud de salir adelante sola», detalla.


Fonseca siempre ha sido optimista. Proyecta su vida como una escalera en la que cada escalón es una meta que se cumple. «Eso gracias a las enseñanzas de mi mamá», precisa.

Junto con llegar Edinela ahondó en como abrir un local de venta de pasteles, empanadas, papitas y comida venezolana.

«Era necesario entender algunas cosas para poder cumplir con los aspectos legales y formales de tener una empresa», recuerda. Se puso manos a la obra e invirtió parte de los ahorros de su vida.

Hoy, es la gerente general y administradora de su Fuente de Soda Restaurant Pipo Maipú, donde ha ganado una clientela importante por su buena atención y sazón.

«Lo más difícil fue tener los permisos, pero sí se logra. Nunca tuve miedo. Al contrario fui más constante en hacerlo enfocada en mis dos hijos, que son quienes me fortalecen. El mensaje que les doy es que sean constantes. No pierdan la fe, que si se puede salir adelante. Paciencia y que todo que hacemos lo hagamos con amor, atados a nuestro gigante Dios».

 

Crónicas de Chile

Deja un comentario