Siemens trabajaría en recuperación de ciertas centrales eléctricas

Siemens estaría trabajando con el gobierno venezolano en posibles contratos destinados a reparar las instalaciones de generación de gas y diésel que dan servicio a la capital, Caracas, así como las que suministran electricidad a la infraestructura utilizada por la industria petrolera, según el gerente de negocios de la compañía en el país, Eric Soto

El gobierno de Nicolás Maduro inició conversaciones con el gigante mundial Siemens Energy AG para reparar las centrales eléctricas como parte de un plan gubernamental que tiene como objetivo reconstruir una red en ruinas, plagada de constantes apagones y falta de mantenimiento.

Siemens estaría trabajando con el gobierno venezolano en posibles contratos destinados a reparar las instalaciones de generación de gas y diésel que dan servicio a la capital, Caracas, así como las que suministran electricidad a la infraestructura utilizada por la industria petrolera, según el gerente de negocios de la compañía en el país, Eric Soto.

La empresa alemana recibió licencias del Departamento del Tesoro de Estados Unidos para trabajar con Petróleos de Venezuela (PDVSA), propietaria de las plantas, por medio de terceros y con la empresa eléctrica Corpoelec, afirmó Soto.

Es el raro acuerdo en el que una empresa internacional está dispuesta a trabajar con el gobierno del presidente Nicolás Maduro, que está sometido a duras sanciones económicas por parte de EE. UU., refirió en una nota la periodista Fabiola Zerpa para el medio estadounidense Bloomberg. 

Las reparaciones podrían impulsar la generación de energía en dos plantas que suman 1 000 megavatios de capacidad para Caracas, ayudándola a superar los apagones regulares y los años de racionamiento, así como a mejorar el suministro de energía en las zonas productoras de petróleo afectadas por los apagones. 

Aunque el Guri y otras centrales hidroeléctricas y termoeléctricas tienen capacidad para producir unos 32 000 megavatios de electricidad, el sistema tiene problemas para satisfacer la demanda actual, que ronda los 10 500 megavatios, según Nelson Hernández, consultor energético en Caracas. 

La escasez también suprime la producción de PDVSA, que tiene que detener regularmente la producción en los campos petroleros debido a la falta de energía para las unidades de bombeo. 

Una de las licencias estadounidenses, concedida en junio, permite a Siemens trabajar con Corpoelec en plantas termoeléctricas en el estado Miranda, pero le impide aumentar su capacidad, dijo Soto. Una segunda licencia, que expira en octubre, autoriza a Siemens a vender y reparar componentes en las centrales eléctricas propiedad de PDVSA, pero conlleva limitaciones similares. 

Deja un comentario