Se cumple un siglo del natalicio del médico Dario Suárez Ocando

Un 07 de enero de 1.920 en el Saladillo (Maracaibo) nace una de las personalidades de mayor influencia en Cabimas, en la Costa Oriental del Lago. Su tesón, constancia y espíritu de lucha dejaron huellas imborrables.

Se trata del médico Dario Suárez Ocando, quién como servidor público y empresario en la rama de la medicina, impulsó grandes aportes en la sub.-región.

Por un capricho de Cipriano Castro debió cursar estudios universitarios en otra ciudad, y obtuvo el grado de Doctor de Ciencias Médicas en Caracas.

Le atrajo Cabimas y allí se enraizó. La ciudad le reconoce y lo tendrá siempre entre sus hijos adoptivos más emprendedores, entre los más empecinados en su progreso.

Pocos han defendido el terruño cabimense con un sentimiento filial tan profundo, tan fuerte y sincero; pocos, por el interés colectivo, han protestado tanto contra el centralismo caraqueño y hasta el maracaibero.

Su obra máxima para la ciudad que lo acogió fue el trabajo médico, su atención al paciente en el «Hospital General Adolfo D’Empaire«, fue pilar de desarrollo del Servicio de Obstetricia y Ginecología, ejerció la docencia universitaria y promovió la adecuación y el reconocimiento de la residencia de posgrado de la especialidad, al mismo tiempo la fundación del «Centro Médico de Cabimas«, junto a su entrañable amigo, el cirujano Dr. Otto Montero, dedicó lo mejor de sus esfuerzos a hacer un hospital privado digno de una gran ciudad.

Entre sus áreas de especial interés y estudio figuraron: la cesárea, la prevención de la mortalidad materna y la asistencia del parto con la aplicación de las espátulas de Thierry, con las cuales llegó a adquirir especial destreza y a formar algunos alumnos que hoy siguen esa práctica.

Ocupó diversos cargos en la Sociedad de Obstetricia y Ginecología de Venezuela, directivos, regionales y nacionales, hasta llegar a la Presidencia, que ejerció con dedicación y probidad durante el bienio 1994-1996.

Incursionó en la política, desde el partido «Acción Democrática» y el «Movimiento Electoral del Pueblo» —llegó a ser Presidente del Concejo Municipal, Diputado y Senador suplente de la República—, participar en la banca y en sociedades financieras locales y hasta promover el deporte.

Pero su mayor reconocimiento lo hacen quienes le conocieron y recibieron sus enseñanzas, hombre alegre, generoso y cercano. Fallece el 30 de octubre de 2.007, a la edad de 87 años.

Deja un comentario