Santana y Mora al Salón de la Fama venezolano

Johan Santana, dos veces ganador del premio Cy Young en la MLB, y Melvin Mora, Bate de Plata en las Grandes Ligas y leyenda del Magallanes en la LVBP, son los nuevos inmortales del beisbol venezolano.

Ellos fueron proclamados este viernes como los ganadores en la votación 2022 del Salón de la Fama de Valencia.

Santana (81 por ciento) y Mora (75) fueron los únicos candidatos que alcanzaron las tres cuartas partes de las papeletas. Ese es el requisito que establece la diferencia entre quienes contarán con una estatuilla de bronce en el Museo del Beisbol y quienes deberán esperar a una nueva oportunidad.

El recordado cerrador Richard Garcés y el campeón bate de la Liga Americana en 2007, Magglio Ordóñez, superaron el 50 por ciento, pero no completaron la difícil cifra.

Periodistas, narradores, comentaristas, directivos de los equipos y otras personalidades de la pelota venezolana toman parte de la escogencia anual.

Santana ya era miembro del Salón de la Fama de los Mellizos de Minnesota y escribió su nombre como el único lanzador de los Mets de Nueva York que ha lanzado un no-hit no-run.

Es el pitcher más célebre nacido en Venezuela, por sus dos premios Cy Young y la Triple Corona que consiguió en 2006.

Ningún otro serpentinero en la embajada Vinotinto ha completado una cosecha de 20 victorias en una campaña del Big Show, como el Gocho, que tuvo marca de 20-6 en 2004.

Santana ponchó a 1.988 rivales en la Gran Carpa, donde dejó un WAR de 51.1 (según Baseball Reference) y una efectividad ajustada 36 por ciento superior a la media de las Mayores en su tiempo.

En comparación, Félix Hernández, su más cercano perseguidor, terminó con 49.9 de bWAR y su efectividad ajustada fue de 17 por ciento mejor que el promedio.

Mora es tres veces inmortal, gracias a esta escogencia. Porque ya formaba parte del Salón de la Fama de los Orioles en Baltimore y de los Navegantes en Venezuela.

Fue bastión del Magallanes durante 15 temporadas, pero especialmente entre 1993 y 2002.

El orgullo de Agua Negra pudo combinar excelencia en la pelota invernal con su éxito en la MLB, gracias a que su llegada a las Grandes Ligas ocurrió a una edad avanzada, a los 27, cuando ya había triunfado en la LVBP.

Fue líder en promedio de embasado de la Liga Americana con un fantástico .419, en 2004, cuando ligó para .340 de average. Y en total celebró tres coronas con los turcos.

Deja un comentario