Perú: Asesinan a venezolano en San Juan de Lurigancho

Un venezolano fue asesinado en San Juan de Lurigancho, Lima, en medio de una reunión social con otros presuntos compañeros.

En una habitación alquilada donde vivía desde hace algunos meses, el venezolano Samuel Gaviria Torres (23 años), fue asesinado de un disparo en la cabeza durante una fiesta que organizó para sus amigos, en San Juan de Lurigancho, en Lima.

Gaviria Torres, había invitado a sus connacionales, dos varones y una mujer, a tomar licor en el cuarto amoblado donde vivía en jirón Las Drusas 330, segundo piso, en urbanización Las Flores.

Una tranquila velada se convirtió en una fiesta con música a todo volumen, que incomodaba incluso a sus vecinos.

“Él (Samuel Gaviria) sacó la pistola y se le escapó el tiro y se dio en la cabeza”, dijeron inicialmente.

Luego cambiaron de versión hasta que finalmente, Héctor Pabón, presunto autor del acto sangriento, fue intervenido por los policías de la comisaría de La Huayrona, quienes llegaron al recinto a los pocos minutos. Tras estas declaraciones, Héctor Pabón, prefirió guardar silencio sobre el asunto.

La pistola, con empuñadora de beige, fue hallada a dos metros del cadáver.

“El arma fue reportada como perdida en La Libertad. Se va a investigar si fueron a la casa de la víctima a matarlo por un ajuste de cuentas por temas de extorsión o se trataría de un acto fortuito. Es posible que el arma sea comprada en el mercado negro, que muchas veces venden las armas a mayor precio de una compra legal. La compra de una pistola en el mercado negro es de mil 500 soles”, dijo el coronel PNP Charles Infante, jefe de la División Policial Este 1.

Hasta el lugar del homicidio llegaron los detectives de Depincri San Juan de Lurigancho 2, peritos de criminalística y el fiscal de turno, quienes inspeccionaron la escena durante más de tres horas.

Al termino de las diligencias, los restos del extranjero, fueron trasladados a la Morgue Central de Lima. Se espera la llegada de algún familiar para que lo identifique plenamente

El intervenido y la víctima no tienen denuncias. Al primero se le investiga por presuntos casos de sicariato cometidos en las últimas semanas.

Deja un comentario