Dr. José G. Figueroa: Innovación Gerencial

Sin duda que romper el esquema tradicionalista con que se han manejado las organizaciones en los países subdesarrollados conlleva a un debate interesante y a su vez a cambios en su aplicación.

Más allá de los notorios aportes de Taylor y Fayol a la teoría administrativa que implicaron el surgimiento de la administración científica, es vital, urgente y necesario incorporar nuevas propuestas de muchísimos investigadores que han hecho sus aportes a mejorar los resultados de la aplicación de la administración para llevar a avances no solo de los directivos de las organizaciones si no también de sus trabajadores.

El caso se hace más evidente cuando observamos sistemas económicos enfocados en la globalización. De los mercados y los pocos resultados de empresas ancladas en modelos de liderazgo del pasado, con atenciones muy bajas al establecimiento de estrategias orientadas al logro no solo de resultados económicos, si no también en fortalecimiento del talento humano.

Aprovechar las habilidades y destrezas de las personas, actualizar sus conocimientos e insertarlos en el desarrollo tecnológico son algunas de esas tareas pendientes en Latinoamérica que salvó excepciones no muy variadas presentan aún deficiencia en el establecimiento de procesos administrativos fundamentados en la planificación, organización, dirección y control.

Este proceso por supuesto debe incorporar las nuevas tendencias de cada fase a manera de buscar objetivos que se encaminen a la eficiencia.

El camino debe sustentarse en la formación de talento humano con niveles de educación enmarcados en el mundo moderno.

Acá es necesario aclarar que esto por si solo no se podrá alcanzar sino está acompañados de un sistema político que respete la iniciativa privada, que se fundamente en el respeto por los ciudadanos.

Los hechos históricos han demostrado que la unificación de políticas públicas, economía abierta, respeto a la libertad, debe incluir el manejo de organizaciones que se valgan de la innovación, para poder tener crecimiento, y así contar con procesos de trabajo orientados en la búsqueda permanente de la eficiencia.

El rescate del manejo de indicadores es clave para que las organizaciones puedan crecer, que su dirección sea el respeto al talento de la gente, a su preocupación no solo del crecimiento de sus ganancias sino también de un talento que sea el eje primordial en su crecimiento.

Lo anterior solo será valido si se cuenta con planes de formación de la gente para hacerlos más competitivos y los países hayan logrado estabilidad de sus principales variables económicas.

Esto implica contar con madurez política, sistema económico estable y gerencia sustentada en la aplicación del conocimiento administrativo que permitan hacer realidad la posibilidad de contar con organizaciones tanto públicas como privadas que conlleven al rompimiento de las clásicas formas de gerenciar y de paso a la innovación productiva que encaminen al crecimiento y superación de las debilidades históricas de las empresas latinoamericanas.

Dr. José Gregorio Figueroa
Email figueroazabala@gmail.com
.

Twitter: @jogrefiza.

Deja un comentario