Un citojense en refugio de Panamá: «Nos han tratado bien»

“Nos tocó devolvernos” es la frase cliché de miles de venezolanos luego del nuevo proceso migratorio de Estados Unidos.

Las caravanas ahora están a la inversa, miles de venezolanos están estancados en Centroamérica, en México; otros iban en camino por la selva de Darién.

Una de las historias es la de Reding Rodríguez, que quizás muchos le conocen en Ciudad Ojeda por su labor como activista dirigente social. Además, laboró en la Alcaldía de Lagunillas por muchos años.

Este lunes 24 de octubre, amaneció en un refugio habilitado por el gobierno de Panamá. Y al igual que muchos, esperan por reunir un boleto para regresar a Venezuela o Colombia.

La travesía por la selva de Darién ya no es una opción, regresar por esa zona sería un acto de alto riesgo.

“Fui uno de los centenares de venezolanos que quedamos varados en Panamá por el nuevo proceso migratorio de Estados Unidos para los venezolanos. El terminal Tocumen está lleno, repleto”, dijo Rodríguez.

Rodríguez explicó que está actualmente en un albergue donde las autoridades de Panamá en conjunto con organizaciones migratorias han habilitado espacios dotándolos de colchonetas, alimento y agua.

Reding Rodríguez en sus labores con quienes eran concejales en ese momento

Muchos viajeros irregulares fueron retirados del sitio en autobuses y llevados a un refugio temporal habilitado por la Embajada de Venezuela, según informaron fuentes en el país.

“Nos han tratado muy bien con ayuda de fundaciones nos han brindado la ayuda, inclusive iglesias”, apuntó.

Según informó Rodríguez están ubicados en una planta embotelladora de agua mineral, denominada Bambito.

Entre tanto, Samira Gozaine, directora de Migración Panamá, informó que el espacio fue habilitado y se contó con la ayuda de la misión diplomática de Venezuela.

Según Rodríguez, los migrantes venezolanos están a la espera para conseguir los recursos para regresar en avión. El valor de cada vuelo estaría entre 200 a 280 dólares.

 “En las noches contamos con resguardo; en el día se permite le entrada y salida. Había hasta mil personas en este lugar. Muchos han logrado conseguir dinero para su boleto”, apuntó Rodríguez.

Rodríguez cuenta que estaban en el aeropuerto de Tocumen, pero les ordenaron salir a la espera que todos puedan conseguir vuelos.

“Estábamos dando mal aspecto en la terminal aérea. Realmente en el albergue es una drama, pues muchos han tenido que cambiar su plan, el sueño americano terminó para la gran mayoría», expresó.

Muchos no tienen para pagar un pasaje aéreo para regresar a Venezuela, por lo que esperan vuelos de retorno o alguna organización que aporte la compra de boletos.

Hendrik García/Periodista

Deja un comentario