Nilmary Boscán. El empoderamiento femenino

En primer lugar,  es muy importante dejar claro que el empoderamiento no significa ser la mujer maravilla,  esto es un mito. 

Todo ser humano,  tiene sus fortalezas y debilidades,  virtudes y defectos,  la mujer empoderada triunfa y  sonríe,  pero también  fracasa y llora,   ya que es parte de la vida misma. Un camino sin caídas está carente de aprendizajes y crecimiento.

Una mujer empoderada es aquella que siente confianza en sí misma,   conoce cuáles son sus prioridades,   se acepta tal cual es,   se ama,  se respeta y pone límites al abuso.

La frase “empoderamiento de la mujer” puede ser malinterpretado,  como si se tratase de un ser vacío y peligroso. Hay mujeres que piensan que empoderarse es perder el respeto por sí misma,  cayendo en el libertinaje,  cuando es todo lo contrario,   es afianzar  la responsabilidad que la mujer debe tener en todas las aéreas de su vida.  Una mujer empoderada define sus objetivos y los persigue,  hace valer de manera adecuada sus opiniones y sus derechos,    no se victimiza, defiende su dignidad,  evita los abuso,  es valiente y no perfecta.

El empoderamiento no tiene nada que ver con éxito o belleza,  estos son estereotipos sin sentido que se han calado en la sociedad. La mujer empoderada es valiente porque aunque mil veces caiga,  se levanta y continúa el camino,  tomando lo bueno de las adversidades.

Una mujer empoderada se ama a sí misma,  busca el equilibrio de su mente,  alma y cuerpo.  Cuida de su vida y de lo que en ella entra,  sacando lo tóxico y dejando las herramientas adecuadas que le permitan vivir en paz.

Una mujer asertiva no permite agresiones ni abusos en su contra,  enfrenta sus miedos con mucha valentía,  porque conoce bien hacia dónde va. Una mujer empoderada no compite contra nadie por poder,  sino que busca tener poder sobre ella misma.

Es positivo cuidarse para verse bien,  pero una mujer empoderada entiende que su poder no está en una cirugía plástica,  sino en su capacidad,  talentos,  virtudes y fortalezas para alcanzar sus metas.

“Una mujer segura de sí misma se viste de fuerza y dignidad”

Nilmary Boscan Maldonado

Abogada

Deja un comentario