Los Melean se defienden: «Cometen crímenes en su apellido»

Los Melean, en este caso, Tirso y Alexander Melean, actualmente recluidos en la Brigada de Acciones Especiales (BAE), en San Agustín del Sur, Caracas, Distrito Capital, se defendieron luego de las acusaciones en su contra y crímenes que se han hecho en nombre de ellos.

Los Melean le salieron al paso a tan graves acusaciones y aclararon que en ningún momento tomaron parte de ese acto criminal.

Según una publicación de Noticia al Día, bajo la asistencia de los conocidos penalistas Freddy Ferrer y Luiggi Granadillo Boscán, exigieron un derecho a réplica y expresaron que “pillos y bravucones se están dando a la tarea de delinquir utilizando sus apellidos”.

Las acusaciones fueron hechas luego que cuatro obreros de la finca San Tomé, ubicada en el municipio La Cañada de Urdaneta, fueran asesinados por una banda de extorsionadores el pasado 20 de marzo, en un hecho calificado por Los Melean, como un acto atroz, del cual están lejos de tener un grado de vinculación.

A continuación la aclaratoria formulada por los ciudadanos Tirso y Alexander Meleán:

Nosotros, Tirso Antonio y Alexander Antonio Melean Castellano, venezolanos, mayores de edad, actualmente procesados por la presunta comisión de Delitos Contra Las Personas, titulares de la Cédula de Identidad N° V-19.098.243 y V-19.098.242, respectivamente, en nuestros nombres y de nuestros propios derechos e intereses, asistidos en este acto por los profesionales del derecho FREDDY FERRER MEDINA y LUIGGI GRANADILLO BOSCAN, abogados en ejercicio e inscritos en el Inpreabogado bajo el N° 53.682 y 195.770, respectivamente, nos vemos en la imperiosa necesidad de ocurrir a los medios de comunicación y redes sociales masiva, para exponer los siguientes hechos:

PRIMERO: El día veinte (20) de Marzo de 2022, ocurrió un abominable y detestable hecho, impensable en cualquier sociedad civilizada, como lo constituye el atroz asesinato a mansalva y a campo raso, de cuatro (04) ciudadanos zulianos, conocido como “La Matanza de la Finca San Tomé”, el cual en obediencia irrestricta a nuestro más altísimos valores morales repudiamos de toda forma y condenamos categóricamente, porque nos parece casi imposible que nuestra zulianidad esté hoy en periodo de extinción, cuando al parecer priva más la actitud desalmada que cualquier otra consideración, más aún cuando desde nuestra condición de productores agropecuarios, nos ha tocado vivir muy de cerca, el innegable impacto que hechos tan atávicos como estos inciden en nuestras vida ciudadana.

SEGUNDO: No está de más ratificar por enésima vez, como lo hemos hecho durante las fases de investigación y la fase intermedia de nuestros verdaderos procesos judiciales, que a parte de nuestras convicciones morales y religiosas, no tenemos ni la más mínima vinculación ni ningún grado de participación en esos hechos tan horrendos por los que se nos está juzgando, y de los nuevos señalamiento que se nos hacen y que tanto repudio han causado y causan en nuestro medio social.

TERCERO. Inexplicablemente, por decir lo menos por ahora, aparecemos vinculados como protagonista de los hechos rechazados, cuando hasta la presente fecha los Fiscales del Ministerio Público actuantes en ese nuevo señalamiento, hayan podido aportar el más mínimo elemento de convicción que permita relacionarnos de forma alguna con los hechos pasados investigados, y en los que pretenden involucrarnos, más, para mayor precisión en nuestros expedientes cursan suficientes pruebas que nos excluyen y nos exculpan del escenario de esos hechos, por cuanto, para el momento y día de los mismos, nos encontrábamos en un lugar muy distante y en presencia de un sin número de personas, las cuales pueden testimoniar y aseverar lo que hoy, una vez más, afirmamos categóricamente.

CUARTO. En el desarrollo de nuestras investigaciones y del correspondiente juicio, por un elemental sentido de sobrevivencia, y provistos de todo el tiempo para meditar, hemos adquirido. 

Deja un comentario