Lagunillas. En los campos petroleros piden mayor vigilancia y mejores servicios

Desde el mes de noviembre hasta la fecha los robos a las viviendas y habitantes de los campos petroleros de Lagunillas, han venido aumentando de manera progresiva por lo que a generado nerviosismo para los que habitan y visitan esa zona de la parroquia Venezuela, municipio Lagunillas, Costa Oriental del Lago.

12 campos son los afectados por está ola de robos que, hasta ahora, ningún cuerpo de seguridad ha podido asumir su completa vigilancia.

Aquellos años donde la zona era un ejemplo a seguir, dado el cuidado de la empresa petrolera, ha quedado atrás; calles solas, problemas en los servicios, y el mayor de todos, la inseguridad, los agobian día tras día.

Unos de los vecinos informó que han sostenido reunión con representantes de los cuerpos de seguridad que hacen vida en el sector y no han tenido respuesta operativa, al contrario, los robos y hurtos han sido más frecuentes.

«Hace una semana nos reunimos con la PNB y funcionarios de la GNB se comprometieron hacer ronda pero yo particularmente no he visto la primera patrulla, les planteamos la ola de invasores de gente que no sabemos de dónde viene, simplemente se meten y ya, así la vivienda tenga muebles».

Cabe destacar que en esa zona existe varios comando militares, cómo un destacamento de la GNB, Armada y Dgcim, que se encargan de la seguridad de la zona petrolera.

«Los robos son diarios y a cualquier hora; en un sólo día roban hasta 4 veces, sobre todo a las pequeñas bodegas que hay dentro de los campos, ó, si vas caminando te quitan lo que llevas encima», dijo Ramón Albornoz.

Otros de los problemas que presentan los habitantes es la falta de los servicios públicos, no cuentan con aseo urbano, el agua potable ahora llega cada tres días, pero hay lugares que no llega, las calles están totalmente oscuras y enmontadas, indicó Xiomara Pérez,

«Aquí nos han salido muchas serpientes, entre los vecinos nos ponemos de acuerdo y limpiamos las áreas enmontadas, es desesperante lo que vivimos aquí porque ni con transporte público contamos», expuso.

No obstante, en los últimos días, algunas unidades de la línea San José-Campo Mío han comenzado a circular.

Algunos testigos dicen que observan personas ajenas al campo caminando para chequear la zona, y luego abordan a sus víctimas.

Para el día de hoy, 16 de enero, se espera una nueva asamblea, y esperan la presencia de vecinos y cuerpos de seguridad para abordar el problema de la inseguridad.

Deja un comentario