Icono del sitio Primera Edición COL

II Parte. Se urge un plan integral para solventar problema del agua en la Col

Han pasado varias décadas desde que los ciudadanos de la Costa Oriental del Lago pudieron recibir agua sin necesidad de almacenarla.

En conjunto, es el principal problema en la subregión Costa Oriental del Lago, estado Zulia, y todos los municipios adolecen del mismo problema: falta de agua potable.

La situación del embalse de Burro Negro es clave para asegurar el suministro de agua en la Costa Oriental del Lago, que posee dos represas, y entre ambas, abastecen la subregión.

Ambos están interconectadas a través de una tubería instalada por parte del Ministerio de Ambiente y alivio un poco el problema del suministro del agua.

Ambos embalses fueron construidos para almacenar 185 millones de metros cúbicos de agua.

Por tener una idea del problema, los municipios Santa Rita, Cabimas y Lagunillas deberían recibir 1600 litros por segundo, y solo reciben 900 LPS hasta la fecha.

Santa Rita recibe muy poca agua, y desde hace años casi nada. Miles de hogares dependen de la compra de agua o pozos artesanales.

Compuerta de fondo

El ingeniero de ambiente, Luis González, quien se ha especializado en el área, ha llamado la atención en varias ocasiones en el tema, e insiste que de no tomarse las previsiones lo que hagan en los embalses solo serán medidas paliativas sin atacar el problema base.

El ingeniero Luis González fue director de Ambiente de la Alcaldía de Cabimas, y formó parte de la comisión que presentó un estudio detallado del problema del agua en la Col.

Uno de esos problemas es que la reparación de la Válvula de Descarga o compuerta de fondo sea reparada para que desahogue la acumulación de sedimentos en el fondo del embalse.

El no lograr reparar esa válvula genera una amenaza silenciosa que se acrecienta con los años, y es el denominado fenómeno de cavitación en el embalse de Burro Negro.

Te podría interesar: Se requiere reparar válvula de descarga en Burro Negro.

Plan integral

Pero el problema va más allá, la solución para alargar la vida útil del embalse de Burro Negro reside en hacer un plan integral que se ha venido planteando desde el 2008.

“El embalse de Burro Negro debe ser atendido de forma integral. Retomar las normas INOS, reparar la red de distribución en su totalidad, pero, además, el aspecto ambiental de su cuenca”, expresó González.

En el 2009, hace 13 años, una Comisión presentó las soluciones ante el Consejo Legislativo del Estado Zulia, y desde entonces, muchas de las recomendaciones quedaron en el olvido.

“Más allá que se hayan instalados nuevas bombas, que las subestaciones sean reactivadas; los embalses deben tener una atención en todo su sistema, desde las zonas altas de la cuenca hasta la red de distribución”, comentó.

En el informé se hizo una solicitud que aún queda en duda, y es la batimetría de los embalses para saber el nivel de agua con que cuentan ambos embalses.

“La batimetría es lo que nos permitirá saber cuanta agua almacenan ambas represas, pues con los años la acumulación de desechos y sedimentos de la cuenca ha mermado la capacidad de almacenamiento”, apuntó.

La batimetría es el estudio topográfico del relieve del terreno cubierto por agua, es la cartografía del fondo del espacio acuático.

En términos sencillos, se requiere una batimetría para medir cuánta agua tiene cada embalse.

Pero el problema de almacenamiento no solo se trata de más capacidad de bombeo, sino además preservar la cuenca.

La microcuenca de Burro Negro tiene en los ríos Chiquito y Grande sus principales afluentes pero la deforestación en la reserva ha mermado el cauce y caudal de ellos.

El embalse de Machando, más joven, está alimentado por el río Machango.

Ambos embalses tienen una vida útil de 100 años. El embalse de Burro Negro fue inaugurado en 1960 y Machango en 1988.

“Las autoridades deben entender que, si no aplican las medidas de preservación de la cuenca de ambos embalses, estamos frente a un gran problema en un futuro cercano”, sentenció el ingeniero.

Aunque no hay un informe oficial, un sobrevuelo en las zonas de las cuencas de los embalses determinará que la deforestación, la siembra en la zona sin la debida asesoría y la disminución de la zona boscosa protectora de las cuencas.

“Si no se preserva la zona, cada vez habrá más sedimento, menos agua, y menor capacidad de los embalses”, comentó.

En el 2009 la recomendación fue clara: “La aprobación del plan de ordenamiento y reglamento de usos de la zona protectora y reserva nacional hidráulica de los embalses de Burro Negro y Machango”.

Área con ambos embalses

La mancomunidad

Para esa fecha, la solución didáctica era crear una mancomunidad, de forma legal y planificada para corregir el problema del agua en la Costa Oriental del Lago.

Varias reuniones se realizaron, y salvo los informes y estudios determinados, pero con las nuevas gestiones no hubo voluntad política para seguir con el tema.

Con la elección de las nuevas autoridades la primera iniciativa de los alcaldes fue reunirse para reactivar el tema de la mancomunidad del agua. Ya han realizado dos reuniones 6 de los 7 alcaldes de la Costa Oriental del Lago.

Plan B

Para González es vital analizar el tema ecológico, de mantenimiento de los embalses, de reparación y atención de la red de distribución, pero además explorar otras opciones.

Por otro lado, los tanques de almacenamiento deben ser planteados como opción, sobre todo en las temporadas largas de verano.

En muchas ciudades del mundo hay grandes tanques que permiten almacenar agua y mitigar problemas en los embalses.

“Para tener tranquilidad sobre el tema del agua en la Col se necesita un gran plan para contribuir al adecuado suministro de agua.

Desde el servicio a los embalses y plantas de potabilización hasta pensar en pozos de agua para reforzar la distribución, así como la reparación de las redes de tuberías. Todo suma”, comentó.

Además González explicó la necesidad de construir un patio de pozos de agua dulce.

«Hay suficiente nivel freático en muchas zonas para extraer agua dulce y compensar la carencia de agua en la subregión.

En el informe presentado en el 2009 hubo una recomendación de vanguardia pero que requiere de una enorme inversión: la construcción de un tercer embalse en la cuenca del río Misoa.

Salir de la versión móvil