Fervor y Oración. Regresó la feligresía a la bajada de La Chinita

En la tradicional bajada de la Virgen de la Chinita, centenas de personas se acercaron hasta la Basílica de la Chiquinquirá y elevar oraciones ante la Patrona de Zulia.

Con el regreso de la feligresía a la plazoleta de la Basílica de Chinquinquirá, y contemplar la bajada de la Virgen de La Chinita se elevaron las emociones del pueblo zuliano.

Monseñor José Luis Azuaje fue responsable de la homilía y entre sus palabras elevó la importancia de la familia, como punto de partida para la reorganización de la sociedad venezolana.

«La familia es uno de los espacios virtuosos de la sociedad. Es un espacio sagrado que nos prepara para el futuro», añadió.

El presidente de la CEV destacó que el núcleo familiar es un misterio que introduce en el amor de José, María y Jesús. «Ellos nos buscan como familia no como individuales».

Al finalizar la eucaristía de la bajada de Azuaje Ayala instó al Gobierno a cuidar al pueblo en la realización de las venideras megaelecciones.

La Virgen de La Chinita fue recibida por Monseñor Azuaje y toda la curia reunida en torno a la Bajada y luego fue colocada en su plataforma para que los Servidores Marianos la cargaran y la bailaran al ritmo de los Chiquinquireños.

Virgen de la Chinita

La acostumbrada procesión no se realizó en esta ocasión en medida de prevención por el tema COVID-19, sin embargo, María del Rosario de Chiquinquirá permaneció entre sus fieles en torno a la plazoleta y permanecerá expuesta en el ala izquierda de la Basílica.

Deja un comentario