ELN se atribuye el atentado. 13 heridos tras ataque con explosivo a camión de la Policía en Cali

Un total de 13 personas heridas, dos de ellas en estado de gravedad, es el saldo o de un ataque con explosivos a un camión de la Policía colombiana, que transportaba agentes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), hecho ocurrido en el sector de Puerto Rellena en la ciudad de Cali  a las 9:58 de la noche de este viernes 7 de enero.

Según primeras versiones el artefacto habría sido activado por telemando al paso del vehículo con los uniformados, dejando a 13 de ellos heridos, que fueron trasladados a centros asistenciales en la ciudad.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, en diálogo con Caracol Radio lamentó y condenó el hecho, ofreciendo recompensa hasta de 50 millones de pesos por información de este acto terrorista.

ELN responsable

La guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) se atribuyó el ataque con explosivos contra un camión de la Policía en Cali y se adjudica la violencia desatada meses atrás buscando bloquear el desarrollo de toda una nación, según aseguró este sábado el presidente colombiano, Iván Duque.

El presidente aseguró que “es claro su interés (el del ELN) de incidir en el proceso electoral de este año con el apoyo de dictaduras socialistas y comunistas”, e incidió en que “Colombia no se doblega ni se doblegará jamás ante el terrorismo”.

El director de la Policía Nacional, el general Jorge Luis Vargas, que se desplazó a Cali, resaltó “el compromiso firme del presidente y de la Policía Nacional de llegar a los responsables de este atentado terrorista”.

Con todos los elementos materiales probatorios, llevar lo más rápido ante la justicia a quienes perpetraron este cobarde atentado contra funcionarios que lo único que hacen es garantizar los derechos de los colombianos, alegó Vargas.

Desde el comienzo de las protestas en abril de 2021, la crisis social más importante que ha vivido Colombia recientemente, el Gobierno, la Policía y el Ejército han repetido continuamente que el ELN, una guerrilla de tinte marxista, estaba infiltrada entre los protestantes y sobre todo entre las llamadas “primeras líneas”, los jóvenes que, encapuchados y con escudos artesanales, se interpusieron entre los protestantes y los antidisturbios.

Agencia

Deja un comentario