Dr. Rafael Martínez: La incertidumbre sobre la educación de calidad en Venezuela

Un país, una sociedad, no se mide solo por la cantidad de sus riquezas como el petróleo, el gas o sus recursos minerales, entre otras, también se mide como influye la educación, la cultura, midiéndose está a través de lo que se conoce como: Índices de Desarrollo Humano, (IDH).

Los IDH miden los logros socioeconómicos de un país, es decir reflejan los logros nacionales de la: salud, educación y nivel de ingresos, y que a partir de estos resultados se genere un cambio de tendencia en la mejora de cada uno de estos grandes indicadores.

En el caso venezolano hablar de educación de la calidad es hacer serios análisis sobre la educación, tomando en cuenta que hay carencia de indicadores oficiales en la calidad de la educación en el país en todos los niveles: Educación básica, media diversificada y universitaria en el país las pruebas de Estado un ejemplo las: Prueba de Aptitud Académica (PAA), fue interrumpida producto de la decisión del gobierno de eliminarla.

Por otro lado desde 1997, Venezuela no se somete a alguna evaluación internacional en ese sentido hoy por hoy no se realiza ninguna otra, para para evaluar los parámetros de la calidad de la educación, a pesar de que el gobierno creo el: Sistema de Evaluación y Acreditación (SEA), resolución 383 del Consejo Nacional de Universidades, numeral 15 de fecha 26 de enero del año 2001, organismo con poca visibilidad.

Si bien es cierto con la llegada de la pandemia (COVID-19), este impacto la calidad de la educación global por cuanto muchas escuelas en diferentes países del mundo hubo cierres prolongados lo cual iba a tener un impacto en América y Latina y el Caribe, según cifras del Banco Mundial (BM), este señala que “La pobreza de aprendizaje se incrementó en un tercio en los países de ingreso bajo y mediano, donde se estima que el 70 % de los niños de 10 años no pueden comprender un texto simple”.

Ante esta situación alarmarte que repercutirá en la calidad de la educación sobre todo en estos países antes mencionados y donde Venezuela no escapa a esta situación puesto que en muchos casos situaciones como: La electricidad, la falta de buena conectividad al internet, la inexistencia de plataformas tecnológicas, la deserción y la baja capacitación de formación del docente, la deserción escolar, la ausencia de mantenimiento y la destrucción de las instituciones educativas en todos los niveles, el abandono de los docentes de las aulas debido a los bajos salarios, la perdida de beneficios sociales de la seguridad social como: La Hospitalización Cirugía y Maternidad, (HCM), los servicios funerarios, entre otras,  sin embargo, una vez pasada la pandemia en el país hay otras realidades que impactaran en el corto, mediano y largo plazo la calidad de la educación.

¿Se puede decir que los elementos que hoy afectan la calidad de la educación y como responsable el Estado? esto tienen que ver con una exclusión social al ofrecer una educación de baja calidad.

Ahora bien es necesario institucionalizar unas pruebas que midan el nivel de la calidad de la educación y crear mecanismos de autoevaluación de la educación para con ello determinar y suprimir las debilidades.

Determinar políticas públicas que ayuden a mejorar estas deficiencias educativas con elementos cuantitativos y estadísticos los parámetros de calidad, que no estén sometidos al sesgo y la influencia del gobierno que mediatice la realidad educativa a su conveniencia.

Finalmente, se requiere conocer las cifras reales ejecutadas con instituciones serias en el tema.

 

Dr. Rafael Martínez González

Profesor universitario. Postdoctorado en Estado y Políticas públicas y paz social.

Deja un comentario