Astrónomos alertan sobre una tormenta solar geomagnética que  se dirige a la Tierra

Según los expertos de la SWPC, la tormenta que impacta en la tierra es de nivel G1, es decir, leve. En este caso su impacto será débil y no afectará a los seres humanos ni a la naturaleza.

 

Para las próximas horas se tiene prevista la llegada de una tormenta solar geomagnética a  la Tierra, según la alerta que hace la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA, por sus siglas en inglés)

El fenómeno es una llamarada conocida por los expertos como “eyección de masa coronal” (CME, por sus siglas en inglés) y fue observada por los astrónomos en el lado del sol que da sobre la Tierra. Las CME se producen en los períodos de mayor actividad solar.

El Centro de Predicción del Clima Espacial, (SWPC por sus siglas en inglés) anunció que  tocará la tierra una tormenta geomagnética solar que podría tener consecuencias leves en algunas zonas del planeta.

La tormenta geomagnética solar es un fenómeno que puede clasificarse como común. Usualmente, el calor emite ciertas eyecciones de masa o erupciones solares que se ven desde el planeta como especies de manchas.

Sin embargo, estas erupciones producen un viento solar interplanetario que produce la tormenta geomagnética

Usualmente, las partículas del viento solar no suelen llegar a la tierra porque son desviadas por la magnetosfera terrestre. Sin embargo, existen algunos ciclos solares en los que la actividad solar aumenta y puede sobrepasar la capa protectora.

Las tormentas geomagnéticas, según los expertos, se producen alteraciones en el campo magnético terrestre y ocurre en diferentes partes de la tierra siendo de mayor intensidad en las latitudes más altas.

Según los expertos de la SWPC, la tormenta que impacta en la tierra es de nivel G1, es decir, leve. En esta escala, la más grande es la tormenta G5 que podría traer consecuencias catastróficas para el planeta.

La tormenta solar que llegará en las próximas horas no traerá consecuencias.

En este caso, su impacto será débil y no afectará a los seres humanos ni a la naturaleza. En el caso de darse con mayor fuerza podría causar problemas en fenómenos migratorios de las aves y otros animales. Todavía no se conoce que tenga un impacto directo en la salud de la humanidad.

En cuanto a las conexiones y los servicios de comunicaciones, las tormentas geomagnéticas, al alterar el campo magnético de la tierra pueden generar apagones y fallas en los sistemas de comunicación.

Sin embargo, para esta tormenta leve no se tiene previsto que esto ocurra, aunque sí podría afectar levemente los sistemas de comunicación en las altas latitudes, donde tendría una mayor intensidad.

Además, los expertos afirman que se podrá presentar un aumento en la intensidad de las auroras boreales.

 Clarín

 

Deja un comentario