Nilmary Boscán: «Vencerse a sí mismo»

“Vencerse a sí mismo” es una frase muy corta pero realmente inspiradora,  para quien lo aplica,  incluso es una ley que forma parte del escultismo,  como principio y estilo de vida.

Actualmente se habla mucho del tema del empoderamiento y haciendo una comparación con esta relevante frase,  me atrevo a decir que tienen mucha relación.

Confundimos el empoderamiento con las riquezas,  el poder,  la fama,  el dinero,  la belleza,  entre otros temas,  pero resulta que no es así, porque podemos gozar de todo aquellos,   sin tener realmente la capacidad de superar nuestras restricciones, limitaciones para salir de la comodidad y encontrarnos con nuestro verdadero potencial, esforzarnos más,  desafiarnos a nosotros mismos y darnos cuenta de todo lo que podemos lograr a pesar de las limitaciones y las voces externas que muchas veces pretenden cortar las ganas de quienes tienen grandes deseos de superación.

El empoderamiento es dejar de sentirse vulnerable,  confiar en sí mismo,  sonreírle a las dificultades aprender de ellas y seguir adelante,  eso es tener poder.

El empoderamiento es la fortaleza interna que todos tenemos para alcanzar todo lo que deseamos,  implica exigirnos cada día más para ser mejores para nosotros y no para los demás,  la verdadera competencia es con uno mismo,  significa mirar atrás y sentirte orgulloso del camino que has recorrido, aplicando la constancia y la disciplina.

El empoderamiento conlleva a muchas recompensas,  pues todo esfuerzo tiene sus frutos.

Empoderarse es conquistar nuestros propios sueños,  haciendo un ejercicio de disciplina personal, donde se haga valer nuestro criterio y apagando las voces externas que pretenden empañar los ánimos,  es lograrlo y en primer lugar sentirse personalmente satisfecho independientemente de los aplausos.

Empoderarse significa transformar nuestros pensamientos y actitudes hacia el logro,  sin sentirse mermado por las limitaciones o paradigmas que puedan existir en el mundo,  es creer en uno mismo. La superación no llega con la victoria,  sino con el proceso que nos deja mucho aprendizaje.

Cada persona elige como vivir,  puede ser como un guerrero que se levanta cada día agradeciendo por un día más de vida,  motivado a seguir adelante a pesar de las dificultades, librando su batalla interna,  haciéndose responsable de lo que ha creado,  siendo el único que puede cambiar su realidad,  o ser la víctima,  resignado,  amargado,  desanimado,  viviendo a costa de lo que los demás le dicen,  sumido en la queja y sin ánimos de salir adelante. Para el guerrero no existen “no puedo”, al contrario esos desafíos se convierten en oportunidades para aprovechar.

La vida es un constante reto de altos y bajos,  solo hay que mirar más allá y ver todo lo que puedes alcanzar si así lo deseas

¿Te vences a sí mismo?

Abogada Nilmary Boscán Maldonado

 

 

 

 

Deja un comentario