Pasaba la frontera. En Chile uno de los presuntos responsables del asesinato del cacique Sabino Romero

El pasado domingo fue retenido un venezolano por un paso ilegal en Chile, pero luego de la revisión, el sujeto está implicado en la muerte del cacique Sabino Romero en la Sierra de Perijá.

Los carabineros detectaron la presencia de Rigoberto José Socorro Morán, un sicario venezolano condenado a seis años de presidio por ser parte del grupo que participó en el asesinato de un histórico líder indígena de Venezuela, Sabino Romero.

Socorro fue detenido por Carabineros la noche del domingo, sin embargo, hasta ahí era uno más de los casi ocho mil venezolanos ilegales que han ingreso a nuestro país.

Al ingresar su nombre y cédula de identidad en un sistema de datos resaltó la alerta: “Se le sindica como autor del homicidio de un cacique indígena venezolano”.

Enseguida, los policías dieron cuenta a la jefatura de zona y estos a las autoridades de gobierno, a través del Ministerio del Interior y el Ministerio de Relaciones Exteriores. Pero el Ejecutivo -dicen- estaría de manos atadas.

El Cacique Sabino

Sabino Romero Izarra (42 años) era un cacique de la comunidad de Chaktapa, fundada en los años 70 en sierra de Perijá, en el estado Zulia.

Estas tierras fueron recuperadas por Romero y su grupo, quienes alegaban entonces que ese territorio era del pueblo Yukpa, desatándose un conflicto con agrícolas y ganaderos que estaban asentados en este lugar.

En 2009, el gobierno de Venezuela, presidido por Hugo Chávez, entregó títulos de propiedad de estas tierras al grupo liderado por Romero.

Pero el proceso no fue de los mejores y los conflictos entre la comunidad indígena y los empresarios agrícolas continuó, ocurriendo distintos hechos de violencia que se arrastran hasta hoy.

El suceso que marcó el hecho ocurrió en marzo de 2013. Ese día, una pareja de motociclistas emboscó al cacique del pueblo Yupka y lo asesinó en medio de una ráfaga de disparos. Su esposa, en tanto, quedó herida en el lugar.

En 2015, la justicia venezolana condenó a uno de los autores materiales del crimen: Ángel Romero Bracho, perteneciente al Grupo Antiextorsión y Secuestros (Gaes). Se le sentenció a 30 años de cárcel y al grupo de sicarios que lo ayudó a concretar el homicidio les dieron seis años de presidio.

Es dentro de este grupo que figura el nombre de Rigoberto Socorro, quien no registraba una alerta de Interpol en su contra, y se desconoce por qué estaba prófugo de la justicia, sin una orden internacional de captura en su contra.

Sabino Romero Izarra era un dirigente indígena Yukpa, quien participaba en campañas y movilizaciones pacíficas en contra de la expansión de la explotación minera a gran escala en tierras indígenas.

Antes de su asesinato, el defensor de los derechos humanos fue continuamente objeto de actos de hostigamiento, amenazas y criminalización, como resultado de su trabajo para promover y proteger el derecho a la tierra y los derechos de los pueblos indígenas en Venezuela.

Deja un comentario