20 años de la tragedia mundial del 11 de septiembre en Nueva York

El 11 de septiembre de 2001, cerca de las 8 de la mañana, 19 yihadistas de Al Qaeda secuestraron cuatro aviones de pasajeros para realizar unos atentados que cambiaron el rumbo de la historia.

Los terroristas, originarios en su mayoría de Arabia Saudita, apuntaron contra los símbolos económicos, militares y políticos del país más poderoso del mundo.

Dos aviones fueron estrellados contra el World Trade Center en Nueva York y un tercero contra el Pentágono, cerca de Washington DC.

Un cuarto avión apuntaba posiblemente contra el Capitolio, sede del Congreso, o la Casa Blanca, pero tras la heroica intervención de sus pasajeros se estrelló en una zona rural de Shanksville, en Pensilvania.

Con 92 personas a bordo, un Boeing 767, el vuelo 11 de American Airlines con destino Los Ángeles, sale del aeropuerto internacional Logan de Boston.

Además de 11 miembros de la tripulación 76 pasajeros, a bordo iban cinco terroristas; entre ellos, Mohammed Atta y Abdulaziz Omari. Pasaron los controles de seguridad de los aeropuertos con cuchillos camuflados. En algún caso han hecho saltar los detectores de metales, pero sin que se encontraran armas. Por entonces, estaba permitido viajar con cuchillos a bordo de la cabina de pasajeros, siempre que la hoja fuera menor de diez centímetros.

En el vídeo, los terroristas Salem al-Hazmi (izquierda) y Nawaf al-Hazmi (centro) pasan el control de seguridad en el Aeropuerto Internacional Washington Dulles. Son dos de los cinco secuestradores del vuelo 77 de American Airlines, con destino a Los Angeles, que estrellarán en Washington contra el Pentágono.

El vuelo 175 de United Airlines despega del mismo aeropuerto, el de Boston, y con el mismo destino, Los Ángeles. A bordo viajan 65 personas.

El vuelo 11 de American se estrella a 790 kilómetros por hora contra la Torre Norte del World Trade Center, emblemático centro financiero de Nueva York, donde trabajan alrededor de 50.000 personas, entre los pisos 93 y 99. Todas las personas a bordo del avión mueren en el acto.

Apenas 15 minutos después primer impacto, el vuelo 175 de United se estrella a 950 kilómetros por hora contra la Torre Sur, entre las plantas 77 y 85. Todas las personas a bordo mueren. El impacto inutiliza dos de las tres escaleras de emergencia y corta la mayoría de los cables de los ascensores de la zona, lo que deja atrapadas a muchas personas.

Algunas personas, atrapadas por el fuego y el humo en las plantas superiores al impacto, saltan por las ventanas del edificio, como ya había ocurrido tras el ataque de la Torre Norte. Esto supondrá entre 50 y 200 muertes.

El vuelo 77 de American Airlines se estrella a más de 850 kilómetros por hora contra el lado occidental del Pentágono, una zona principalmente de oficinas y sin ocupar, y origina un virulento incendio.

Un supervisor de la torre de control en el aeropuerto nacional Ronald Reagan, de Washington, informó al servicio secreto de la Casa Blanca que un avión se dirigía al edificio, en referencia al vuelo 77. La Casa Blanca empezó su evacuación cuando la torre informó de que el avión había cambiado de rumbo.

El impacto y el fuego resultante en la zona del impacto en el Pentágono causaron la muerte de 125 personas, militares y civiles. En la imagen, vista de la zona dañada del Pentágono la mañana del 16 de septiembre, cinco días después del ataque terrorista.

El vuelo 93 de United Airlines se estrella en Shanksville, Pensilvania, a unos 20 minutos de Washington D.C. Todas las personas a bordo, 38 pasajeros y siete tripulantes, mueren.

Aterriza el último avión que seguía en el aire en el espacio aéreo continental de Estados Unidos. En dos horas y media, el cielo del país queda desierto. Más de 4.500 vuelos comerciales o particulares se han interrumpido.

RTTV

Deja un comentario