Una publicación de Twitter aceleró ubicación del Pollo Carvajal

Hugo «El Pollo» Carvajal fue descubierto por un tuits que permitió ubicar su lugar de residencia mediante una triangulación en la zona. 2 años estuvo escondido en Madrid.

Hugo Armando Carvajal, conocido como «Pollo Carvajal«, exgeneral venezolano chavista, se conoció que utilizaba pelucas y disfraces para pasar desapercibido. También hay indicaciones de que se habría hecho una cirugía plástica para cambiar su aspecto físico.

Carvajal, quien permanecía oculto desde noviembre de 2019 y que estaba reclamado por EE. UU.  para ser juzgado por narcotráfico, blanqueo y colaboración con las FARC, fue capturado a las 21:15 hora local en la calle Torrelaguna de Madrid por parte de efectivos del grupo 2 de Fugitivos de la Policía Nacional, en colaboración con agentes de la DEA norteamericana.

Autoridades señalaron además que vivía totalmente enclaustrado, sin salir al exterior ni asomarse a la ventana, y siempre protegido por personas de confianza.

En un escrito de la DEA, publicado por La Vanguardia y El Mundo, se conoció que Carvajal vivía en la zona de Arturo Soria y con la ciudadana venezolana Astrid Carolina Viloria Palacios.

«El departamento de Viloria Palacios está en el tercer o cuarto piso de un edificio en la zona. La terraza del departamento cuenta con muchas plantas que utiliza Carvajal Barrios para ofuscar su cara cuando sale a usarla”, añade el documento.

Es la segunda vez que Carvajal es detenido en España. En abril de 2019 fue arrestado también en Madrid tras entrar en nuestro país con pasaporte falso, pero la Audiencia Nacional denegó su extradición al entender que EE. UU.  lo reclamaba por «una motivación política», por lo que fue puesto en libertad.

Meses después, en noviembre de 2019, el pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia acordó finalmente su extradición, pero Carvajal ya había desaparecido.

Estuvo totalmente en silencio todo 2020 y este año había colgado apenas dos mensajes en su Twitter. Uno en mayo que aceleró la cacería de la DEA y le puso precio a su cabeza: 10 millones de dólares. La última publicación del exmilitar de 61 años lo hizo hace una semana.

Deja un comentario