Caraotas: Un rincón en Nueva York con sabor venezolano

La diáspora venezolana lleva consigo ilusiones, ideas, y un sabor gastronómico que hace explosión en el paladar de millones de personas en el mundo.

En Nueva York, hay un lugar para saborear la sazón venezolana y se suma a la oferta de restaurantes de este país sudamericano en Bushwick. Una muestra del incremento de venezolanos en Brooklyn.

Cris Vázquez es copropietario del Restaurante Caraotas, en donde ofrece lo mejor de la sazón venezolana. Su menú es una combinación con arepas, patacones, hamburguesas y los deliciosos Milkshakes.

«Hoy en día encontramos venezolanos por todos lados del mundo. Y ni creas, yo también estaba un poco asustado; pero cuando llegué acá también me sorprendí muchísimo. Hay mucho venezolano en el área».

«Caraotas«, abrió sus puertas hace un mes con la idea de traer bellos recuerdos a los venezolanos que prueben esta comida. Así lo expresaron algunos clientes: «La comida es deliciosa, me recuerda a mi abuela, me recuerda a mis tíos».

Este restaurante nació con la idea de crear una franquicia de comida fusión venezolana y americana. Por eso cada detalle de la comida y el diseño del lugar están planeados. Incluso el nombre tiene un significado especial.

«La comunidad dominicana y puertorriqueña come mucha habichuela y en Venezuela se les llaman caraotas. Entonces, para que fuera un nombre típico, algo que represente al venezolano, que la gente sepa que es un lugar venezolano», detalla Anyi Contreras, copropietaria de Caraotas.

Pero aquí no sólo se preocupan por la comida, sino también por el postre. Por eso tienen una barra de malteadas y helados especiales.

Y es que la idea de este restaurante nació en medio de la pandemia entre estos dos venezolanos que desde que llegaron a Estados Unidos han trabajado en esta industria.

«Lo hicimos estrambótico, llamativo para salirnos de lo que es común, habitual, de ser algo que la gente quiera venir a probar, tomarse una foto que la gente quiera subirlo a las redes», afirman los dueños.

El restaurante se encuentra en el 162 de la avenida Irving, en Bushwick y su diseño es notorio desde el exterior.

Deja un comentario