Nilmary Boscán: «Autoestima a prueba de balas»

Cada ser humano es maravilloso e irrepetible,  sin embargo,  aunque tengamos las mismas características físicas y biológicas,  cada persona es diferente en cuanto a su personalidad,  pensamientos y experiencias,  aspectos que nos hacen únicos,  es lo que define a la persona en todo su contexto.

Gozamos de la capacidad de alcanzar lo que nos proponemos,  siempre y cuando tengamos paciencia,  constancia,  perseverancia,  confianza,  motivación, propósito y sobre todo una autoestima saludable,  a prueba de balas.

La autoestima, es un tesoro que se debe cuidar muy bien,  porque ella precisa el desenvolvimiento de la persona ante la vida,  define su actitud ante las situaciones,  nos permite conocernos,  aceptarnos tal cual somos,  reconocer nuestras debilidades,  habilidades,  fortalezas,  límites personales y todo aquello que tenga que ver con nuestra individualidad.

La autoestima es un factor fundamental para el éxito o fracaso en aspectos fundamentales de la vida.

Una autoestima saludable mantiene encendido el motor interno,  que nos impulsa a alcanzar nuestras metas,  confiando en quienes somos. Es por ello que siempre debe estar fortalecida para que no “tambalee” ante las dificultades,  problemas  o ante la presencia de detractores,  que nunca faltan y que pretendan con sus palabras,  desanimarte para que te sientas mal,  inútil e incapaz.

En este punto,  es importantísimo cortar y hacer caso omiso a esas personas que solo buscan ensombrecerte para que tu luz no brille, siendo  la razón fundamental  que se sienten opacados por ti, nunca lo  permitas bajo ningún concepto,  sea quien sea (familiares o amigos),  si eres permisivo con este tipo de personas, debes revisar inmediatamente tu autoestima y trabajar en ella para construirla adecuadamente y lo primero que debes hacer es apartarlas definitivamente de tu vida;  no es huir,  no es egoísmo,  sencillamente es amor propio y respeto.

Como seres sociales, necesitamos relacionarnos con los demás,  incluso estar abiertos a aprender de otros es positivo, por eso debemos rodearnos de las personas adecuadas,  sinceras, empáticas y que te alientan a seguir adelante sin juzgarte.

Evita a las personas tóxicas,  ella solo emanan malestar, hazlo por salud  y elige lo mejor para ti.

Te presento un ejemplo,  cuando compras un producto para tu consumo te fijas si esta vencido,  porque si lo ingieres dañado al entrar a tu cuerpo te causaría efectos nocivos para tu salud,  si te das cuenta es una elección consciente,  del mismo modo debe funcionar con las personas que entran en tu vida, debe ser selectivo dejando a aquellas personas que sumen y apartando las que quieren hacerte daño.

Nunca te rindas por el criterio de otro,  que solo juzga porque  pretende mutilar tus alas,  confía en tu potencial y de todo lo que eres capaz de alcanzar, no consumas opiniones ajenas destructivas. Siempre mantente firme ante los desafíos,  pues estos entrenan,  enseñan y fortalecen para continuar el camino de la vida.

Camina, avanza,  cree en ti,  valórate,  es tu vida de nadie más.

Abog. Nilmary Boscán Maldonado

Deja un comentario