¿Cómo puedo saber que tengo gastritis?

¿Cómo puedo saber que tengo gastritis?. Para muchas personas algunos síntomas están dentro de la normalidad pero con el tiempo se hacen más intensos, sobre todo cuando se trata de la gastritis.

La gastritis en esencia es una inflación de la mucosa del estómago la cual es la protectora contra los ácidos y otros elementos que pueden afectan el tejido del sistema digestivo. Y que por lo general, produce dolores intensos en el estómago con espasmos terribles.

Esos dolores se deben por el efecto de la gastritis en el interior estomacal.

La gastritis normal puede convertirse en crónica y a su vez pudiera provocar serias lesiones en el estómago, llegando a ser, en los casos más terribles en algún cáncer.

En algunos casos se debe a bacterias que afectan el estómago, pero por lo general se debe a la ingesta abusiva de alcohol, café y fumar cigarrillos. Son elementos que afectan los tejidos en el sistema digestivo.

La infección por la bacteria Helicobacter pylori se puede detectar por medio de análisis de sangre, heces (materia fecal) o pruebas del aliento. Esta bacteria también se puede encontrar en muestras tomadas del revestimiento del estómago.

Una mala alimentación también es parte de las causas de la gastritis.

Existen otras formas menos frecuentes de gastritis crónica, como la linfocitaria, la hiperplasia de la mucosa gástrica y gastritis hipertrófica o la gastritis eosinofílica.

Entre los síntomas comunes de la gastritis podríamos mencionar:

  • Acidez estomacal.
  • Ardor en la boca del estómago con sensación de fatiga.
  • Náuseas y vómito repetido después de comer.
  • En casos fuertes hay vómitos con sangre.
  • Deposiciones negras como carbón, conocidas como melenas.
  • Masa que se toca en la “boca del estómago”.
  • En muchos casos provoca reflujo gástrico.

Si siente estos síntomas, debe ir al médico; pero de inmediato toma medidas personales como comer a la hora establecida, evitar el consumo de alcohol, no fumes y trata de balancear bien tu alimentación sin excesos de cárnicos ni alimentos procesados.

 

Deja un comentario