Silvino Villarroel: «Soy un gerente capaz para poner orden en Lagunillas»

Las elecciones en Lagunillas tienen definido el candidato por el Psuv, es el actual Alcalde de la entidad, pero del lado de quienes oponen a Leonidas González no hay nada definido.

Uno de ellos es Silvino Villarroel, un empresario de Lagunillas, quien irrumpió en la política municipal hace algunos años cuando comenzó a ser popular entre las bases del Psuv.

Por diferencias ideológicas y con el partido, en las elecciones municipales del 2017 saltó al ruedo como independiente, y a pesar de no ganar, obtuvo más de 13 mil votos que fueron definitivos para que Leonidas González ganara la elección, por lo menos eso estiman, restó más votos a la oposición encabezada en ese momento por Mervin Méndez, quien estaba en ejercicio.

Cuatro años después, Silvino Villarroel vuelve a estar entre los aspirantes, y tiene clara su visión sobre la política actual y salta como candidato a la Alcaldía del municipio Lagunillas con el Movimiento Republicano. De momento, ya cumplió un paso, se inscribió ante el CNE.

Estima que el actual estado del municipio Lagunillas merece de un cambio, considera que la administración municipal ha sido un desastre enorme.

«El estado de abandono y falta de gerencia que existe dentro del municipio, pérdida de valores, falta de planificación y atención a nuestro pueblo, en especial jóvenes y niños es total. No he dejado de caminar; visitando calles, sectores y escucho el clamor de los vecinos», comentó.

Silvino Villarroel estima que la gestión municipal no ha hecho una administración efectiva como para mantener en buen estado los espacios de uso común, calles, avenidas, con pésimos servicios, entre otros aspectos.

«Considero que no hay gestión. El actual alcalde de Lagunillas no tiene una obra que mostrar en casi 4 años: liceos abandonados, universidades abandonadas, no hay calidad de vida, el problema del agua, la basura, semáforos inservibles, hospitales y centros de salud desasistidos y la policía municipal pasando penurias» expresó Villarroel.

Pese a que considera que tiene las condiciones para encabezar un nuevo gobierno municipal, Villarroel se ha mantenido en conversaciones con otros sectores.

«He conversado vía telefónica varias veces con Mervin Méndez, tratando de buscar alguna unidad, pero de no llegar a un acuerdo. Considerando que el PSUV no llegó a 5.000 votos en sus primarias incluido todo el padrón electoral está claro que aquí se acabaron los mitos de que hay que ir unidos para derrotar una gestión nefasta, ese es el piso con que arrancaría el PSUV. Yo pienso que al elector hay que darles propuestas para que vote.

Mi candidatura es independiente y sustentada en resultados cuantificables, 13.690 votos en el último proceso, es un gran inicio. Aspiro consolidar mis aspiraciones partiendo de un gran descontento popular de los que han gobernado este municipio«, agregó.

Por otro lado, Villarroel, desde su salida del Psuv, se autodenomina como independiente y con la suficiente fuerza y capacidad para establecer un cambio válido en Lagunillas.

«Soy totalmente independiente, y teniendo en cuenta las encuestas, me considero la primera opción con o sin unidad, la gente se cansó de los politiqueros de oficio; yo soy un gerente con currículum suficientemente capaz para poner orden en este desorden», sentenció.

Finalmente explicó que «No siento afecto por los que dirigen ambos sectores, pero con su militancia es diferente, sé que cuento con el apoyo de ese descontento de militancia que ven en Silvino Villarroel un buen amigo».

 

 

 

Deja un comentario