CABIMAS Y SU CULTURA II

 

En el año 1974, surge en Cabimas un movimiento artístico producto de la experiencia del “Congreso Cultural Cabimas 70”, evento que marcó la pauta para el desarrollo de las actividades culturales de manera permanente durante los años 80 y mediados de los 90; teniendo como escenario la Dirección Municipal de Cultura, la Escuela de Artes Plásticas “Pedro Oporto” y grupos organizados como la “Komuna 2000”.

Finalizando los años 90 y en el umbral del Siglo 21, cuando se esperaba en el mundo un cambio tecnológico-socio-cultural con miras al progreso, contrariamente comenzó en nuestro País una involución social y por ende Cabimas no escapó a esa realidad y el proceso cultural se estancó, se politizo y sus efectos fueron demoledores, excluyentes, hasta el punto de vulnerarse los espacios más sagrados de su Patrimonio Cultural… Valga señalar: ”El Monumento al Trabajador Petrolero”, a quien le ultrajaron su color original, blanco mármol y lo embadurnaron de rojo.

En la actual administración alcaldisia, a la vista de las autoridades gerenciales lo volvieron agraviar: le retornaron el color blanco a los cuerpos, pero le ensuciaron los sombreros de rojo y las botas negras convirtiéndolo en un verdadero “mamotreto”, una vergüenza para el mundo.

Igual ocurrió en la plaza “El León y la Cruz de Mayo”, ubicada en la AV: Andrés Bello. Ese espacio, según lo publicado en el Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano año 2004-2006 es un “Bien Patrimonial” y a inicio del año 2019, se colocó una Valla Publicitaria con la imagen del beisbolista Pompeyo Davalillo dándole la Bienvenida a la Ciudad de Cabimas; violándose la Ley de Protección y Defensa del Patrimonio Cultural, contemplado en el artículo 21 capítulo IV de la Actuación del Instituto Patrimonial Cultural y el artículo 178 ordinal 1 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Un inverosímil culturicidio, fue lo ocurrido en la Escuela de Artes Plásticas “Pedro Oporto”: la mancharon de rojo y la convirtieron en un Centro de Atención del Programa “Somos Venezuela”… La Biblioteca “Simón Bolívar”, ubicada en la Dirección Municipal de Cultura, abandonada y cerrada; como también desapareció el museo “Rafael Vargas”, el Centro Histórico, el museo Antropológico y como un monumento a la desidia luce el museo de los niños”, una Institución ejemplo de autodesarrollo en el activismo artístico… La Biblioteca Infantil, una obra inconclusa ubicada en la cabecera del “Boulevard Costanero”, a la espera de su funcionamiento para el bienestar educativo de los niños. El Domo de Cabimas una imponente infraestructura en condiciones deplorables y subutilizadas… Y lo que es más grave, la “Sede de los Poderes Públicos”, una obra majestuosa parcialmente destruida; algo insólito, abominable, convertida en ruinas. Otra vergüenza para el mundo.

Por razones de espacio no se aluden otras vinculaciones, pero si connotando que “La cultura hace noble a la gente y que el Patrimonio Cultural nos valora como Pueblo”.

 

José Lunar Lira

Filósofo

Deja un comentario