La cruda realidad en Kabul tras la toma de los Talibanes

Los talibanes tomaron Kabul, capital de Afganistán, y es un hecho que asumen el gobierno, ante ello, las naciones aliadas están evacuando su personal y vuelos comerciales salen uno tras otro. Por las fronteras terrestres también se observan grupos grandes.

El caos se adueñó este lunes, 16 de agosto, del aeropuerto de Kabul, donde miles de afganos intentan huir del país en los aviones que evacúan a los ciudadanos extranjeros, después de que Afganistán haya caído bajo el control de los talibanes.

La multitud ha comenzado a concentrarse en el aeropuerto Hamid Karzai de madrugada con la esperanza de poder abandonar el país, aunque muchos no cuentan ni siquiera con pasaporte.

Los soldados estadounidenses han disparado al aire para evitar que los civiles invadieran la pista e intentaran abordar los aviones, pero no han logrado impedirlo.

Un testigo ha informado a la agencia EFE de que al menos cuatro personas habrían muerto en un posible tiroteo entre talibanes y fuerzas estadounidenses, y otras dos al caer de un avión estadounidense.

En el exterior del aeropuerto se han apostado milicianos talibanes. Sus líderes afirman haber ocupado ya el 90% de los edificios oficiales en Kabul y han dado por finalizado el conflicto armado.

Para reforzar esa operación, el Pentágono enviará 1.000 soldados más, lo que significa que, en un plazo de 48 horas, habrá aproximadamente 6.000 militares estadounidenses en el aeropuerto.

Toda la población civil está ya sufriendo el duro golpe que supone la victoria de los talibanes, pero serán las mujeres las grandes víctimas de esta lamentable vuelta al pasado. Ellas, que habían vivido pequeños avances sociales en las últimas dos décadas, vuelven a situarse en el punto de partida: sus derechos, de nuevo encarcelados.

Los talibanes tomaron el domingo el control de Kabul después de que sus combatientes entraran en la capital sin encontrar resistencia, y con casi todas las provincias bajo su control. En el primer día del país bajo el control de los talibanes, la seguridad de la capital afgana y la mayor parte del país ha amanecido en manos de los insurgentes que patrullan las calles y controlan el movimiento de personas.

Tomado de RTVE

Deja un comentario